2019 fue el año más cálido a nivel mundial desde que existen registros

Es una verdad incuestionable, el planeta se está calentando progresivamente. La actividad humana ha hecho mella, y cuán terrible, en base a la deforestación y explotación masiva de recursos naturales

La evidencia científica ya es abrumadora para cualquier negacionista: los últimos 5 años se ubican entre los más calurosos de la historia a nivel mundial, siendo el 2019 el que ostenta el segundo lugar del retorcido podium.

Así lo ha confirmado el Servicio de Cambio Climático de Copérnico (C3S), que además ha explicitado que la actual es la década más calurosa desde que existen registros con una subida de casi 0,6 grados centígrados.

La temperatura del año pasado solo se ha visto superada por la experimentada durante el año 2016, apenas por 0,04 grados. Sin embargo, el 2019 sí ha sido el año más caluroso registrado en Europa. Las sucesivas olas de calor que han azotado al viejo continente han sido las principales responsables de este hito.

«2019 ha sido otro año excepcionalmente cálido, de hecho, el segundo más cálido a nivel mundial en nuestro conjunto de datos, con muchos meses individuales batiendo récords», señaló Carlo Buontempo, jefe del C3S.

 

Cinco años

Los datos compartidos por el Servicio de Cambio Climático de Copérnico revelan que los últimos 5 años han sido el lustro más cálido de la historia y la última década se alza como la más calurosa desde que existen registros.

La temperatura promedio del último lustro fue entre 1,1 y 1,2 grados más alta que el nivel preindustrial definido por el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) de la ONU. “Sin lugar a dudas, se trata de señales alarmantes”, señala el servicio meteorológico.

El 2019 fue 0,6 grados más cálido que la media del periodo comprendido entre 1981 y 2010. Además, el diciembre de dicho año estuvo a la par con el de 2015, siendo ambos los meses de diciembre más cálidos de la historia.

 

 

 

Concentraciones de CO2

Por otro lado, las concentraciones de CO2 siguen aumentando. El análisis de los datos obtenidos asegura que las concentraciones de carbono han crecido durante los últimos años, incluido el 2019, lo que confirma la predicción de la OMM y del Proyecto Global de Carbono (BPC).

La media de crecimiento anual del XCO2 (ratio de combinación de CO2 de la columna promedio) para 2019 es de 2,3 ± 0,8 ppm. Dato que supera a la tasa de crecimiento del 2018, aunque es inferior a la registrada en el 2015.

Este crecimiento se explica, en buena parte, por la especial virulencia de El Niño, que ocasionó una absorción más débil de lo normal de CO2 atmosférico por la vegetación terrestre. Además, los grandes incendios forestales, como los de Indonesia, contribuyeron con enormes emisiones de CO2.

 

Alaska y Ártico

Según los datos de Copérnico, el calentamiento más pronunciado frente a la media del periodo 1981-2010 se produjo en Alaska y en otras zonas del Ártico. La mayoría de las zonas terrestres registraron temperaturas más cálidas que la media, especialmente Europa oriental, Europa meridional, sur de África y Australia. Sin embargo, el centro y el sudeste de Canadá experimentaron temperaturas anuales inferiores al promedio.

Carlo Buontempo, jefe del C3S, destacó que el programa operativo procesa diariamente millones de observaciones terrestres, marinas, aéreas y satelitales, empleando un vanguardista modelo informático para hacer un compendio de todas estas observaciones.

En Europa, todas las estaciones fueron más cálidas de lo habitual. Su otoño y verano fueron los cuartos más calurosos hasta la fecha. Ninguna de las estaciones batió ningún récord, sin embargo, en promedio, el año registró las temperaturas más altas de la historia superando ligeramente a las de 2014, 2015 y 2018.

Jean-Noel Thepaut, director de ECMWF Copérnico, advierte de que estos datos «son signos indudablemente alarmantes».

 

El tiempo para actuar y frenar esta tendencia se agota. Las consecuencias del cambio climático comienzan a notarse de manera severa, siendo tragedias como los incendios de Australia estrechamente vinculadas con la actual crisis climática.

En este contexto, urge crear y practicar políticas y acciones sociales que combatan, prevengan y protejan los finitos recursos naturales que actualmente quedan en nuestro planeta.

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *