5 recetas para sorprender en este día de la madre

Puede que seamos clásicos, pero pensamos que para un día tan especial no hay nada mejor que regalar algo que emane amor y un súbito calor de hogar. Salir de casa e invitarla a un restaurante siempre puede ser una buena opción, pero preparar un menú nosotros mismos hará que ese momento sea aún más único e irremplazable.

Una comida bien organizada y pensada para el paladar de nuestras madres es toda una declaración de intenciones que, sabemos, no pasará desapercibida para ellas. Sugerimos comenzar con un entrante elaborado con productos estacionales que reflejen una buena planificación y dedicación para dar comienzo a un agradable momento. Recetas fáciles, sencillas y creativas que, además de no suponer un quebradero de cabeza, nos permitirán prepararlas con antelación y dejar para último momento los detalles finales. 

Hummus de garbanzos

Este sabroso y exótico “puré” forma parte de la dieta de los países de Oriente Medio y desde hace unos años se ha convertido en una auténtica obsesión para los amantes de la gastronomía de todo el mundo. Perfecto para comer entre horas, saludable e increíblemente sencillo de elaborar, te aseguramos que iniciar una comida con esta preparación es sinónimo de éxito:

Foto: NYT Cooking

Hierve garbanzos (1/2 taza es suficiente) hasta que estén blandos y tritúralos con un tenedor (reserva unos cuantos para la decoración). En una licuadora, introduce los garbanzos junto con un diente de ajo hasta que se forme una especie de pasta, entonces añade el jugo de un limón, sal, 30 gramos de tahini y vuelve a licuar la mezcla durante unos segundos para incorporar todos los ingredientes. Podemos elaborar un tahini casero triturando semillas de sésamo tostado con un chorrito de aceite de oliva y sal.

Corona tu pasta con media cucharadita de comino, media de pimentón y perejil picado. Decora y con un hilo de aceite de oliva y alguno de los garbanzos cocidos que reservaste. ¡Voilá! Puedes presentarlo acompañado de galletitas saladas o crudités. 

 

Paté de champiñones

Suave y con una textura que lo hace ideal para acompañar unas tostadas, esta receta es una alternativa perfecta a los patés tradicionales. De legumbres y frutos secos. Los patés vegetales son un mundo por descubrir, con multitud de versiones y opciones, esta es solo una de ellas:

Foto: Strawberryplum

Pica 400 gramos de champiñones y una cebolla mediana para freírlo todo junto en una sartén. Cuando veamos que se ha cocinado lo suficiente, añadimos una pizca de sal, orégano, albahaca y el jugo de medio limón. A continuación, llevamos la mezcla a una licuadora para procesarla mientras añadimos pan rallado muy poco a poco hasta lograr la textura deseada. ¿Más sencillo? ¡Imposible!

 

Curry vegetariano con leche de coco

El curry ofrece multitud de opciones, todas con un increíble sabor como denominador común que harán de cada cucharada una experiencia tan satisfactoria que no podrás dejar de comer y preparar esa sabrosa receta:

Foto: Tablespoon.com

 

Calienta una cucharada de aceite de coco o de oliva en una olla a fuego medio y saltea media cebolla pequeña y un diente de ajo picado, evitando que se doren en exceso. Agrega media cucharada de pasta de ají, un trozo pequeño de jengibre pelado, una cucharada de curry en polvo y las verduras: una zanahoria cortada y pelada,zapallo camote en cubos, una taza de brócoli picado y una taza de porotos verdes. Mezcla todo y añade la leche de coco. Déjalo hervir todo durante 20 minutos a fuego medio-bajo o hasta que las verduras tengan el nivel de cocción deseado. Al momento de servir, puedes decorar con almendras laminadas y cilantro. También puedes acompañarla con algún tipo de arroz.

Mousse de chocolate

Un postre bien elaborado siempre recibirá elogios, por eso que sugerimos dos opciones que, sin duda alguna, supondrán un colofón dificilmente superable. El primero es este suave, cremoso y demasiado tentador mousse  que nadie se resistirá a probar. Su elegancia solo se equipara con su sorprendente sencillez, apenas nos llevará unos minutos:

Foto: Loving It Vegan

Tenemos que mezclar 1/3 de taza de cocoa con ¾ de taza de azúcar, una pizca de sal y ¼ de taza de maicena. En una olla a fuego medio vamos añadiendo la leche de almendras (3 tazas en total) en forma de hilo, removiendo constantemente hasta que la mezcla comience a hervir, cuidando que no se formen grumos. Una vez alcance la ebullición, bajamos el fuego al mínimo sin dejar de remover. El mousse comenzará a espesar y a tomar la textura que buscamos. Retiramos del fuego, añadimos 3 cucharadas de mantequilla y mezclamos perfectamente. Servimos en recipientes individuales, lo dejamos reposar hasta que alcance la temperatura ambiente y refrigeramos.

Al momento de presentar podemos añadir algunas virutas de chocolate, crema, almendras o pistachos laminados que le aportarán un toque crocante que llevaran este delicioso postre a otro nivel.

Trufas de plátano y maní

Estas pequeñas bolitas pueden convertirse en el perfecto final de nuestra reunión gastronómica, además, por su fácil preparación, también suponen un momento ideal para que los más pequeños se involucren en la cocina en este delicioso proyecto:

Foto: Animal Gourmet

Machaca dos plátanos en un recipiente y mezcla el resultado con 4 cucharadas de mantequilla de maní y 200 gramos de avellanas picadas u otro fruto seco que sea de tu gusto. Una vez obtengamos una mezcla homogénea, refrigeraremos durante al menos una hora y media.

Tras el reposo en frío podrás moldear bolas con la mezcla y rebozarlas con coco rallado justo antes de servirlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *