Advierten el riesgo sanitario y ambiental de elementos de protección tirados en la calle

Llevamos más de 3 meses de confinamiento global, una situación que, aún con recelo, ha sido aceptada por diferentes sociedades a lo largo de todo el mundo. Los ciudadanos y ciudadanas se han mantenido en casa y, cuando han salido de sus hogares, lo han hecho, en mayor medida, respetando las normas de protección y prevención básicas que les han informado sus gobiernos.

Esto se ha traducido en un uso masivo de guantes y mascarillas. Pero, ¿qué se está haciendo con estos productos desechables una vez que son usados?

Abandonar un guante o mascarilla usada en la vía pública es un comportamiento incívico que, además de constituir una amenaza al medioambiente, representa un riesgo sanitario.

«Llevamos unas semanas observando el creciente número de mascarillas tiradas en el suelo, que con las fuertes lluvias de primavera de 2020 acaban en el mar, dijo la directora de la ONG francesa MerTerre, Isabelle Poitou. «Estamos muy preocupados por la proliferación de las mascarillas y guantes desechables debido a la pandemia».

 

 

Según consigna Sputnik, la activista indicó que los residuos de protección individual son una potencial amenaza de contaminación.

«Su función es proteger a las personas de infección por el virus de otras personas y, por ende, son potenciales portadores del virus. Aquellos que los tiran son responsables por los riesgos sanitarios para las personas que los recogen», advirtió Poitou.

Muchos de estos elementos de protección aparecen en las inmediaciones de ferias o supermercados, contribuyendo a un aumento del riesgo de propagación en lugares sujetos a grandes aglomeraciones de personas, aún bajo condiciones de cuarentena.

Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad de España, señaló respecto a este tema la importancia de desechar adecuadamente las mascarillas y los guantes.

“Las mascarillas que se quedan por el suelo, potencialmente infectadas, los guantes que se tiran al suelo… pueden suponer un riesgo para los demás. No consiste en yo me protejo y sálvese quien pueda, es yo me protejo para proteger a los demás”.

 

 

Contaminación

«Las mascarillas y guantes que acaban en el medioambiente marino tienen un impacto sobre la flora y la fauna (enredo, ingestión, intoxicación, décadas de degradación de microplástico que entra en los organismos vivos y con el tiempo en nuestro organismo)», aseveró Poitou.

La directora de MerTerre señaló que una de las posibles soluciones a esta problemática sería apostar por una transición a elementos de protección reutilizables.

«La contaminación relacionada con el COVID-19 nos recuerda sobre la inhabilidad de nuestra sociedad de actuar en todos los niveles de manera concreta y resolver el conflicto entre el desarrollo económico y el respeto a los ecosistemas», apuntó la activista.

Poitou hizo un llamado a las autoridades para que se hagan responsables de esta situación poniendo en práctica medidas que prevengan la contaminación con materiales de protección individual: «hasta el momento no hemos visto una fuerte señal para prohibir que se tiren los materiales potencialmente infectados por el COVID-19 fuera de los sistemas domésticos de tratamiento de residuos».

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *