Armillaria Gallica, el hongo que es más grande que 100 canchas de fútbol

El hongo, perteneciente al género Armillaria Gallica, fue descubierto a finales de la década de 1980. Por aquel entonces los expertos estimaron que medía 37 hectáreas (equivalente a más de 50 canchas de fútbol) y pesaba 110 toneladas, contando con más de 1500 años de edad.

Estos datos lo erigieron como el ser vivo más grande de la Tierra. Sin embargo, por increíble que parezca, recientemente fue visitado por científicos de las universidades de Toronto, Missouri y Carleton, quienes con modernas herramientas y conocimientos más avanzados tomaron nuevas muestras para analizar su genoma. Los resultados de este estudio, publicado en la revista Proceedings of the Royal Society B, arrojaron que este ser se trata de un único hongo cuyo peso y edad eran el doble de lo que se estimó al momento de su descubrimiento. Actualmente se estima que tiene 2500 años de edad, pesa cerca de 400 toneladas y se extiende a lo largo de 75 hectáreas.

Con estos resultados, el Armillaria Gallica se puede considerar más pesado que tres ballenas azules juntas.

A pesar de sus extraordinarias dimensiones, este organismo ya no es el más grande del mundo. Tras nuevos descubrimientos y exploraciones, se llegó a la conclusión de que es el Armillia Ostoyae, ubicado en el estado de Oregon y que abarca 965 hectáreas, el que ostenta este reconocimiento.

 

 

El organismo Gallica fue estudiado por primera vez en 1992 en el bosque de Crystal Falls, Estados Unidos, por el biólogo de la Universidad de Toronto, James B. Anderson, junto a Johann Bruhn, profesor emérito de botánica de la Universidad de Missouri y Myron Smith, de la Universidad Carleton de Ottawa.

Casi 30 años después del hallazgo y antes de su retiro, Anderson decidió volver a Michigan, donde se encuentra ubicado el bosque que acoge al hongo, para tomar nuevas medidas y observar los cambios que haya podido experimentar el organismo. «Veo estas estimaciones como el límite inferior», dijo Anderson a través de un comunicado. «El hongo en realidad podría ser mucho más viejo. Sin embargo, creemos que hemos circunscrito todas sus dimensiones esta vez, lo cual no fue el caso en 1992».

 

Descubrimientos sobre el organismo

El Armillaria Gallica, como otros hongos, cada primavera produce setas sobre el suelo forestal que le permiten reproducirse. Además, utiliza una insólita red subterránea conocida como micelio que consiste en zarcillos que sostienen al organismo y le ayudan a buscar y aferrarse a fuentes de alimento.

Los estudios realizados señalaron que el Armillaria Gallica vive mayoritariamente bajo tierra, extendiéndose sobre la vasta red de filamentos conocida como micelio. En este entorno, esta especie de hongo, que cuenta con la capacidad de absorber nutrientes de la materia viva, actúa infectando árboles vivos para alimentarse de su materia en descomposición. A menudo, el hongo mata a los árboles a lo largo de décadas y continúa obteniendo los nutrientes de su madera.

 

 

Mutaciones y la importancia de su estudio

Tres décadas después de su descubrimiento, aún se desconoce por qué el hongo cuenta con un índice de mutaciones tan bajo. Según Bruhn, el hecho de que el Armillaria Gallica viva bajo tierra sin ser alcanzado por los rayos ultravioleta de la luz solar puede ser una respuesta a este misterio.

«Creemos que esta tasa tan baja de mutaciones es tal vez una clave de la estabilidad genética de este hongo y podría ser una de las explicaciones de su estabilidad», señaló Johann Bruhn a la página web Live Science.

Comprender por completo este aspecto del organismo podría ser muy importante para entender y continuar el estudio de otro proceso: el crecimiento rápido de las células cancerígenas.

 

Más información sobre el estudio del Armillaria Gallica en: https://doi.org/10.1098/rspb.2018.2233

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *