Aucán Huilcamán: “Ningún gobierno serio y responsable puede abandonar el diálogo”

Desde el miércoles, miembros de las Fuerzas Armadas iniciaron su traslado hacia el Bio Bío y la Araucanía, reactivando así la estrategia militar del Estado en estas regiones.

Amparándose en los recientes incidentes que se han registrado durante las últimas semanas, especialmente en la provincia de Arauco, el Gobierno ha enviado una cantidad no informada de efectivos militares a los que se sumarán funcionarios de las fuerzas especiales de Carabineros, ambos fuertemente armados.

La estrategia contó con la aprobación de autoridades como Sergio Giacaman, El intendente de la región del Bío Bío, quien valoró esta iniciativa como método para resguardar las rutas de la zona.

Sin embargo, las voces disidentes se expresaron de inmediato. Comuneros y adherentes a la causa mapuche se manifestaron con una caravana en la Ruta 5 Sur mientras que Aucán Huilcaman, el encargado de las relaciones internacionales del Consejo de Todas las Tierras, lamentó que el Gobierno haya abandonado el diálogo con el pueblo mapuche: «Consideramos que la militarización es prácticamente el abandono del diálogo del gobierno del presidente Sebastián Piñera, y eso es un gran error».

Empresarios forestales de la zona también se manifestaron en contra de la estrategia militar, denunciando que militarizar el conflicto supone prolongar una estrategia que lleva activa por años y que, desde luego, no ha dado resultados.

Mediante un video publicado en la Revista Frente, Huilcaman denunció que esta estrategia “viene a reinstalar lo que fueron los actos coercitivos militares en el contexto de la Pacificación de la Araucanía. En ese hecho se cometieron cuatro grandes situaciones que hoy constituyen las causas de las tensiones y controversias entre el Estado chileno y el pueblo mapuche”.

Las cuatro situaciones a las que se refiere son la ocupación de territorios mapuche, el genocidio, el daño cultural al pueblo mapuche y la constante negación del derecho a la libre determinación.

El diálogo “es la ruta, el medio para resolver cualquier tipo de sanción independientemente de su naturaleza.  Hemos visto que la pandemia del COVID-19 ha servido para militarizar el territorio del pueblo mapuche, y esto es verdaderamente preocupante porque es un acto contrario a la paz, es contrario a la convivencia aceptable, y es contrario a la búsqueda de soluciones estables que requiere la Araucanía, el BíoBío, donde están asentadas las comunidades mapuche”, agrega Huilcamán.

El dirigente finaliza haciendo un llamado “al gobierno del Presidente Sebastián Piñera a establecer un diálogo de buena fe, y no ese diálogo que se conoce post dictadura militar donde prácticamente ha servido para entretener al pueblo mapuche, y no entrar en los temas de fondo”. La conversación debe abordar “el genocidio, el territorio y sus recursos, reparar el daño causado, y asimismo, darle cabida a buscar formas de entendimiento, en el marco de establecer instituciones aceptables para una convivencia firme y duradera con el pueblo mapuche y el país”.

“Reiteramos el llamado al gobierno, porque ningún gobierno serio y responsable puede abandonar el diálogo. Hasta el momento se han omitido las cuestiones de fondo que he señalado, pero esa omisión solo genera más tensiones, y por eso exhortamos al gobierno a establecer un diálogo claro, transparente y de buena fe, al más breve plazo”.

 

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *