Bicicleta, Violeta Parra y el invierno Por: Carlos Candia B. - Ciudadano Candia

Desperté con un frío sanguinario hoy 21 de junio, día clave para el we tripantu, porque es la noche más larga del año. Hacía frío, mucho. Tanto así que dude un buen rato si usar la bicicleta o no. Por la falta de monedas, terminé por subirme.

Haciendo el menor ruido posible, me fui de la sala donde dormimos en la toma y rápidamente me dirigí a mi primer destino, el consultorio Violeta Parra. Salí por la calle Brasil que lleva más de un año con arreglos, entonces costó, pero, subiendo por Purén, llegué a la ciclovía. Conduje hasta Libertad y me tiré derecho hasta el mismísimo consultorio. Al cruzar la avenida Argentina, me di cuenta de lo fatal que era la continuación de la avenida por el costado del hospital. ¿Por qué se estacionan autos en la calle? Yo sé que está colapsada la ciudad, pero es súper inseguro para los automovilistas y ciclistas que transitamos por esa ruta (a mi, por ejemplo, me obligó a subir a la vereda), sin contar el terrible atochamiento de esa arteria de la ciudad que conecta dos zonas importantes de Chillán, siendo el canal entre las personas que vienen de la Kennedy y quienes viajan desde Los Puelches.

Independiente de eso llegué al consultorio. Me saqué guantes, bufanda, gorrito y me di cuenta que estaba todo mojado. La humedad, como comprobaría más tarde, era del 97%. Tenía la barba empapada. Amarré la cleta e intente cumplir mi misión: retirar los remedios de mi santa madre. Pase hasta la farmacia y, para sorpresa mía, había solo una persona en la fila. Fue ipso facto. De una estaba con el carnet de consultorio en una bolsita plástica con todos los remedios de la vieja y un cartoncito rojo con letras y números, que conforman el método de entrega que tiene el CESFAM. Entonces recordé un montón de cosas sobre el lugar e inmediatamente lo dije: “Tengo que hablar del Violeta Parra, ¡Qué buen espacio de Salud existe en nuestra ciudad!

Yo me atiendo de ahí desde que existo. Nací en Vicente Méndez, frente al regimiento, entonces me correspondía ese centro de salud. Me acuerdo de la entrada vieja con un Quillay en el centro -la entrada aún más vieja no tenía nada, era un peladero con pasto- un Mural de Violeta Parra en el costado y los tíos vendiendo afuera su chocolate o heladito en el verano. La gente siempre amable, las pediatras y enfermeras dispuestas a jugar con un niño que iba a todos sus controles y siempre tenía excusas para su sobrepeso.

Hoy reivindican a Violeta Parra de forma espectacular. Una infografía que está en la entradita explica su relevancia, además de una campaña del saludo cordial que aún está funcionando, para propiciar el sentido de comunidad. Es maravilloso. Todos los trabajadores, o al menos los del sector 4, llevan sus chapitas del NO+AFP y sus métodos de atención responden al colapso que sufre ese lugar: Atienden miles de seres humanos.

No sé cuál es la razón por la que ahora es tan moderno. Mi mamá me dice que es producto de la dependencia que tiene este consultorio con el hospital. Su explicación tiene mucho sentido, porque sus instalaciones superan con creces las de otros lugares, aunque también de los demás he escuchado tanto críticas como elogios. 

En fin, está complicado andar en bici, se debe planificar de nuevo la distribución de las calles y los estacionamientos, y por sobre todo, debemos saludar aquellas grandes instituciones que están en nuestra ciudad y que aportan gratamente a que tengamos una vida más llevadera. Siempre digo que Chillán parece un pueblo grande, por la
configuración sociocultural y el raigambre que tiene sus habitantes con pequeñas ciudades aledañas, por lo mismo siento que de alguna forma, tod@s nos conocemos. Por eso les pregunto: ¿Qué piensan del Violeta Parra?

 

Para compartir tus comentarios y reflexiones con el Ciudadano Candia, puedes escribirle a través de su cuenta de Instagram: 

 

View this post on Instagram

Deje de ser un oso 🐻

A post shared by Cdcandiab (@ciudadano_candia) on

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *