¿Cómo Alimentarse en Invierno Para Combatir el Frío y Prevenir Enfermedades? Nutricionista: Rose Marie Muñoz G.

Durante la época de frío el cuerpo debe acostumbrarse a las bajas temperaturas y a la falta de sol. Una forma de ayudarlo en este proceso es a través de los alimentos, ellos nos proporcionan las calorías necesarias para mantener el funcionamiento de nuestro organismo y, algunos de ellos nos ayudan a elevar la temperatura corporal. Es el caso de las sopas, guisos y cremas, es decir, los platos calientes, en los que no pueden faltar las verduras que tendemos a dejar de lado cuando hace frío.

 

 

No debemos olvidar que el consumo de frutas y verduras en importantísimo, ya que nos aportan las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita, ayudándonos a prevenir enfermedades típicas de la estación como gripes y resfríos. Incorporar 3 frutas al día en el invierno, nos ayuda a aumentar nuestro sistema inmunitario y, si lo complementamos con 2 porciones de verduras, evitaremos enfermarnos.

Por otra parte, existe algo que no debemos perder de vista. Se trata de la vitamina D, un nutriente que el cuerpo adquiere principalmente mediante la exposición a los rayos solares, cuyos niveles comienzan a descender durante el otoño e invierno debido a que permanecemos más tiempo en casa, déficit que ocasiona, por ejemplo, dolores en los huesos.

Si bien el sol es la fuente principal de esta vitamina, en el mercado existen suplementos que pueden añadirse a la rutina y, por supuesto, alimentos que no debemos excluir para asegurarnos de mantener niveles óptimos. Entre ellos el huevo, las proteínas vegetales y los lácteos. Dentro de lo posible, también es recomendable buscar las horas de sol y tomarlo durante 5 a 10 minutos, de manera responsable, protegiéndonos del frío, la humedad y la radiación.

 

 

Para incluir frutas en invierno existe la opción de cocerlas y tomarlas como compota a temperatura ambiente. ¿Que frutas podemos cocer? Manzana, pera, ciruelas, kiwi. Evita agregar azúcares pero, si te gusta de una forma más dulce, puedes utilizar tagatosa o algún endulzante como la sucralosa.

 

 

Como comentábamos al principio, para incluir verduras en invierno, las sopas y cremas son una excelente alternativa. Como ejemplos sencillos y muy sabrosos están la crema de zapallo, la de espinaca y la de mix de verduras. Evita las instantáneas y aprovecha los productos frescos que ofrece la estación.

Pese al frío, es muy importante mantenernos hidratados. De eso depende nuestra digestión y nuestro bienestar general. Para ello, además de las infusiones calientes, podemos incorporar los batidos de fruta, una forma fácil y rica de incluir líquido y fruta a la vez. Solo como ejemplo, te proponemos el batido de plátano y naranja, el de kiwi y manzana o el pera y piña. Las combinaciones son ilimitadas, especialmente si te atreves también a añadir a la mezcla algunas verduras como la espinaca o el apio, excelentes fuentes de fibra que no añaden demasiadas calorías a las preparaciones.

 

 

No olvides que para tener un sistema inmunitario fuerte, debemos alimentarnos de una forma balanceada incorporando las frutas, verduras, legumbres y, en el caso de consumir lácteos, que estos sean descremados.

 

Para más consejos sobre nutrición, sigue a Rose en su cuenta de Instagram:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *