Doctores Esperanza: La Risa Como Terapia y Puente Entre el Dolor y el Amor

La modernidad trajo consigo elementos de asepsia, especialización y externalización de los cuidados de ancianos, enfermos e incluso parturientas, alejando del ámbito familiar los procesos de miedo, dolor, duelo y abatimiento anímico que conllevan no solo para quienes lo experimentan, sino para quienes acompañan estos trances vitales.

Pedro Nova, director de la Fundación Doctores Esperanza en Chile, nacida en Chillán, coincide: “Quizás la falta de contención, de información o la mirada fría que se tiene de la salud pública mucha veces, influyen en la tendencia a mostrar miedo ante el dolor, pero así como nos hemos ido dado cuenta de que como sociedad no estamos preparados para enfrentar estos procesos, también hemos constatado que sí existe la voluntad y la apertura para recibir ayuda para enfrentarlos mejor”. En efecto, en eso consiste el proyecto que lidera y que hoy reúne a 17 voluntarios que desarrollan una iniciativa llena de amor, salud y alma

Doctores Esperanza es un equipo que traslada los beneficios de la risoterapia a pacientes de distintos hostpitales, centros del adulto mayor, hogares de menores privados de libertad, del SENAME y de distintas unidades clínicas y de apoyo. Así, han llegado, por ejemplo, al Hospital de San Carlos y de Quirihue, Cesfam Violeta Parra, Centro de Estimulación Temprana Pequeño Nazareno, Hogar de Menores Franz Reinisch y un largo etcétera.

“Patch Adam dice que la risa lo cura todo, y es difícil ponerlo en duda cuando sabemos que favorece desde el corazón y el sistema circulatorio hasta el sistema inmunitario, además es un efectivo analgésico gracias a la liberación de endorfinas que produce”, señala Nova, cuyo equipo ha constatado in situ la efectividad de esta terapia que además, aporta un componente esencial: la compañía. “Sentirse acompañado hace afrontar con más seguridad un proceso difícil, da contención al familiar que cuida y al propio paciente , tienden a tener mas claridad por que no se ven solos, y eso lo sentimos en el agradecimiento que nos expresan. Muchas veces nos dicen “necesitaba esto”, refiriéndose a la contención o a un simple abrazo. A veces lloran en nuestros hombros, otras reímos o nos piden orientación. Nos implicamos más allá de la visita con ellos, muchas veces seguimos sus casos porque nos importa saber cómo van progresando, logramos cruzar la barrera del hospital y llegar hasta el hogar de los pacientes”.

A poco tiempo de cumplir sus primer año tras la obtención de la personalidad jurídica como ONG, pueden hacer un balance muy satisfactorio de su trayectoria. Además del la excelente recepción por parte de los pacientes, han logrado ir ganando la confianza y el aprecio de los funcionarios de las instituciones a las que asisten: “La participación de los pacientes y el que los funcionarios también se impliquen en las actividades, nos permite cargar energías y ha conseguido que poco a poco no seamos solo nosotros quienes ofrecemos las intervenciones, sino que recibamos solicitudes directamente desde los centros”, señala Pedro, quien también destaca la invitación recibida a participar en la Primera Asamblea de Doctores a nivel mundial que tendrá lugar en Puerto Vallarta durante los meses de noviembre y diciembre de este año y la pronta apertura de una sucursal de Doctores Esperanza en la ciudad de Linares, acercándolos a la meta de fundar al menos cinco ONG a nivel nacional para promover la técnica y su aporte al bienestar de la comunidad.

Así como Pedro Nova es laboratorista clínico y naturópata, sus compañeros se desarrollan en diferentes áreas unidas por la vocación de servicio y la inquietud que nace de su quehacer cotidiano, en el que detectaron la necesidad de llevar alivio a quienes sufren: médicos, psicólogos, educadores diferenciales, técnicos en enfermería, entre otros, se coordinan por el bienestar de los pacientes, mezclando los conocimientos que surgen tanto de su formación académica como de la risoterapia en sí, técnica que esperan perfeccionar durante su visita a México.

El fondo del proyecto habla sin duda de la empatía, de la felicidad, del vernos en el reflejo de los demás. Tal como señala su director, “ayudar está al alcance de todos, forma parte de nuestra condición humana y de reconocer al otro como nuestro par”. Construir una sociedad más humana, acogedora con el que sufre, que no de la espalda, no margine ni haga invisibles a sus enfermos y a sus adultos mayores, nos permite también conocernos a nosotros y dialogar con las emociones que nos habitan: “Tenemos mucho que hacer, partiendo por nosotros, para estar más dispuestos para una vida feliz, agradeciendo lo bueno y lo malo, enfrentándolo con la mejor energía. Aprender a disfrutar las cosas simples y dejarnos sorprender, ser auténticos, romper esquemas, porque hasta el más serio necesita una sonrisa”, reflexiona Pedro.

La fundación se encuentra disponible para recibir a voluntarios que sientan la necesidad de ayudar, sin más retribución que el enriquecimiento espiritual que los actuales miembros reciben a cambio de cada intervención. Para más información, dirígete a la página de Facebook de Doctores Esperanza Chile, su cuenta de Instagram, o escribe al correo electrónico <doctoresesperanza@gmail.com>.

 

 

“Todos tenemos la posibilidad de ayudar, hay mucha necesidad en el área de salud, en la educación y en la humanidad en general. Podemos entregar de nosotros lo más preciado: Nuestro tiempo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *