El bosque, un aliado fundamental frente al cambio climático

Expertos de diferentes lugares del planeta se refirieron a dos puntos clave en la lucha contra el cambio climático: los bosques y una alimentación saludable en la cual predominen las verduras sobre el consumo de carne y procesados.

En este contexto es necesario destacar que los beneficios del veganismo, así como la eliminación parcial de la carne en nuestra dieta, han sido eficazmente comprobados durante los últimos años. Inicialmente, los estudios al respecto se centraban en los beneficios de dicho estilo de vida sobre la persona que lo practica. Sin embargo, las crecientes preocupaciones ambientales han motivado que los estudios se expandan analizando su impacto sobre nuestro entorno.

Recientes investigaciones de la Universidad de Oxford revelaron que las ventajas del veganismo y vegetarianismo tienen un gran y positivo impacto sobre el Medio Ambiente, afirmando que las emisiones de CO2 de las personas que adoptan este estilo de vida representan un valor menor al 50% con respecto a las personas que consumen carne frecuentemente.

 

Restauración de entornos naturales

A través de una conferencia telefónica, expertos en climatología y pueblos indígenas de Estados Unidos, Brasil, Filipinas y Alemania afirmaron que el mundo no necesita elegir entre bosques o alimentos, abogando por la restauración de los ecosistemas tropicales que representan un eje “fundamental para cumplir con los objetivos climáticos mundiales”.

Durante su intervención, explicaron que los bosques, responsables de la eliminación de un tercio de las emisiones de carbono a la atmósfera cada año, ejercen un papel esencial tanto en la lucha contra el cambio climático como en el proceso de mejora de producción de alimentos.

La protección, restauración y expansión de estos entornos naturales podrían incrementar en hasta un 25 % las posibilidades para cumplir con las metas de reducción de emisiones necesarias en la próxima década para que el calentamiento global no sobrepase los 1,5 grados.

 

Puntos críticos

Durante un estudio publicado por el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC), investigadores identificaron más de 100 millones de hectáreas de bosques tropicales húmedos que presentan puntos críticos con optimistas posibilidades de restauración.

Brasil, Madagascar, India, Indonesia y Colombia congregan las mayores áreas de masas forestales con puntos críticos, siendo la Amazonía la zona que más puntos críticos acumula.

Según indicó Carlos Nobre, científico de la Universidad de Sao Paulo, el mayor bosque tropical del mundo cuya extensión abarca nueve países latinoamericanos, concentra cerca de 130.000 millones de toneladas de carbono. Además, señaló que el 65 % de las emisiones lanzadas a la atmósfera son producidas a partir de la deforestación y la agricultura.

Por ese motivo manifestó la necesidad de reducir la deforestación y apostar por maniobras de agricultura menos agresivas: “necesitamos políticos que tengan una visión mucho mejor y más profundizada acerca del real potencial de explotación de la Amazonía”.

Nobre, una de los críticos más feroces de las políticas ambientales de Jair Bolsonaro, afirmó junto a los otros expertos que los bosques son los principales responsables de limpiar el aire y el agua, de enfriar la superficie de la tierra y de suministrar lluvia para la agricultura.

 

Colectividad global

Para finalizar una conferencia con la que se destacó la vital importancia de estos ecosistemas para evitar los “impactos extremos” del cambio climático, como las inundaciones o sequías, la fundadora del grupo Climate Focus, la alemana Charlotte Streck, hizo un llamado a la sociedad y al esfuerzo colectivo para enfrentar una lucha en la que cada individuo debe tomar partido: “Por supuesto que necesitamos la implicación de los Gobiernos, pero también de toda la comunidad internacional”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *