El Mapa de los Vegetales: Así se Han Propagado los Cultivos Alimenticios

Si bien es un fenóneno que se presenta desde que existen rutas comerciales y de intercambio conectando diferentes puntos del planeta, la introducción de vegetales extranjeros como suministro o como producción agrícola, ha crecido de forma particularmente pronunciada en las últimas 5 décadas, debido al desarrollo económico, las tendencias y poder adquisitivo de determinadas zonas, el mayor número de supermercados y el aumento de tecnologías aplicadas al cultivo, transporte y refrigeración de este tipo de producciones, sumados a medidas estatales como los subsidios agrícolas y los acuerdos económicos internacionales.

Esta materia fue la que abordó el estudio publicado por la la revista Proceedings of the Royal Society, “Where our food crops come from”, centrado en la dieta y producción agrícola de 177 países, equivalente al 98% de la población mundial, para desentrañar dónde se producen los vegetales a lo largo y ancho de un planeta cada vez más globalizado.

Como seña el informe, pese a que el número de datos que pueden abordarse a nivel estadístico no representa el total del los vegetales producidos y consumidos, dada la cantidad incierta de elementos no cuantificables como los provenientes de huertos familiares, mercados locales o alimentos de temporada, es posible concluir que “El uso cada vez mayor de cultivos extranjeros justifica fuertemente el considerar la diversidad genética de los vegetales como un bien público global  (…) y que los acuerdos internacionales reconozcan las contribuciones históricas y actuales a la generación de esta diversidad, protegiendo los derechos de los agricultores para elegir qué variedades mantienen, intercambiar  y promover la conservación y el uso sostenible de esta diversidad genética de cultivos”.

Esta potente afirmación surge de la observación de las conexiones establecidas entre países y regiones de todo el mundo que vuelven difuso el origen principal y las limitaciones geográficas de las producciones más importantes del sistema alimentario moderno tendiente a la homogeneidad. Tal es el caso de frutas como el plátano que, pese a requerir condiciones tropicales para su cultivo, llega a 167 países, muchos de ellos pertenecientes a regiones templadas.

Todavía en la actualidad logra apreciarse una persistencia de cultivos tradicionales vinculados a las zonas originarias, probablemente por su mayor adaptación biológica al medio o por hábitos de consumo, sin embargo la tendencia predominante es a igualar cultivos nativos e introducidos, principalmente para complementar, en términos estacionales, una producción que pueda satisfacer las necesidades dietéticas de la población mundial, pero también por la fácil adaptación de algunas producciones que llegan a asentarse con mucha eficiencia (como el caso del maíz en Italia), generando, en ocasiones, mejores resultados o el surgimiento de variedades que el aislamiento geográfico hacía imposibles.  

Este mapa obtenido por Proceedings of the Royal Society muestra las actuales zonas de producción de los diferentes cultivos vegetales:

Revisa el estudio completo en ESTE ENLACE.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *