«Fue muy cómodo para los hombres tenernos separadas»: Estefani con E lanza cómic feminista que guía a niñas y jóvenes por el camino de la sororidad Foto: cedida

Diseñadora Gráfica, ilustradora, animadora 2D y autora de proyectos como “Abuelita Detective” y “Fantasma por un día” (en producción), Estefani Bravo Morales, mejor conocida como Estefani con E, se encuentra a horas del lanzamiento oficial de su primer cómic de autora en la octava versión de la feria santiaguina «Primavera del Libro». “Por ti, por mí, por todas”, representa una mirada creativa, personal, didáctica y solidaria, que verá la luz pública acompañada por Isabel Molina, editora de Revista Brígida. 

 

 

A bordo de RIL Editores, la artista logra construir un relato que habla de su vida que, al mismo tiempo, es la historia de las niñas y las mujeres que ven en sí mismas el despertar de cuestionamientos y de búsquedas. Una historia que es guía y compañera, para quienes transitan hacia mujeres feministas.

Sobre estos temas conversamos con Estefani desde la región que recorrió siendo pequeña, deteniéndonos en su valor como hito de crecimiento en su carrera artística, pero particularmente personal:

 

  • ¿Cuáles crees que son los factores más relevantes que hicieron que el feminismo se convirtiera en el protagonista de tu primer libro? ¿Cómo se acerca “Por ti, por mí, por todas” a tu propia experiencia de involucramiento?

Hace tiempo, me empecé a dar cuenta que estaba muy poco preparada para contestar las preguntas que hacían mis sobrinas. No sabía cómo enfrentar algunas conversaciones, porque en realidad ¡no tenía las respuestas! Y eso pasaba porque fui criada bajo un sistema bien conservador y siempre me sentí muy poco entendida y escuchada. Cuando me interesé en el feminismo, de una forma mucho más seria, me di cuenta de que oh, las respuestas estaban ahí mismo,  eran mucho más fáciles y me hacían mucho más sentido. Así que pensé en qué podía hacer yo para que mis sobrinas fueran todo lo feministas que yo no pude ser a su edad y sentí que hacer un cómic era lo que yo podía hacer. Ese sería mi granito de arena.

 

  • ¿Llevar al relato muchas de tus experiencias te ha permitido confirmar que lo personal es político?

Claro, mi historia y la de mis amigas son tema político. Creo que todo es político también. Por medio de todo uno puede estar dando su opinión. Actualmente siento que debo ser muy consecuente también con todo lo que hago o digo, y eso también me pone muy nerviosa, porque siento que tengo que tener mucho cuidado de no meter las patas.

 

  • ¿Cuáles son los soportes intelectuales que podemos reconocer detrás del cómic? Ya sean lecturas, organizaciones o mentoras que hayan ejercido influencia o apoyo en tu creación. 

Al ir desarrollando el cómic tuve que ir aprendiendo muchas cosas. Aún siento que estoy “en pañales” y que tengo mucho que aprender, pero busqué lecturas relacionadas, papers y otras autoras de cómic que hablaran sobre el tema.

Fue muy importante haber participado en la revista Brígida, que le ha dado oportunidad a autoras chilenas e internacionales del ámbito del cómic. 

Me enamoré de los escritos de Chimimanda Ngozi Adichie, de Virginia Wolf y de Teresa Wilms Montt y también estuve escuchando mucho podcast feministas y charlas TED. 

 

  • ¿A quién te gustaría que llegara este libro? ¿Desde qué edades lo recomendarías?

Este libro lo hice pensando muy específicamente en mis sobrinas, de 15 y 12 años. Pero me gustaría que lo pudieran leer niñas junto a sus mamás y mamás con sus mamás y abuelitas con sus nietas y así y así.

 

  • El factor vivencial se complementa con las herramientas que has ido adquiriendo en tu proceso de formación feminista… ¿Sientes que de alguna manera tuviste como objetivo el verter ciertos elementos que habrían sido de utilidad durante tu infancia y adolescencia? 

Claro, fui criada para ser una señorita que debía casarse, seguir en sus sueños a su marido, tener hijos, y aceptar lo que se le viniera por delante, sin cuestionárselo. Si alguien me hubiera dicho que yo no tenía por qué casarme, o que tener hijos es una opción y no es una meta que tengo como mujer, entonces habría estado mucho más tranquila, no tan ansiosa de llenar ese molde.

Tal vez si me hubieran explicado que la palabra feminismo no era mala, habría entrado mucho más fácil a este mundo. En relación al cómic incluso, me cuestionaba si yo podía hacerlo o no, porque el cómic era un trabajo de hombres: Los niños dibujan cómic, las niñas dibujan flores, así lo entendía yo cuando niña, pero estaba ultra equivocada. Ahora, estoy muy segura de que el cómic es mi herramienta para poder hablar sobre temas que me interesan y que me habría gustado conocer en mi adolescencia.

 

  • En ese mismo sentido, la sororidad es una de las premisas claves que defiendes a través de este trabajo. ¿Cómo cambia la realidad de una mujer que crece comprendiendo la necesidad de este ejercicio de alianza frente a los sistemas de opresión, particularmente del patriarcado? 

Es impresionante el daño que se le ha hecho a la mujer como profesional, de cualquier área, al escuchar que “las mujeres se matan entre ellas” , que “trabajar con mujeres es muy difícil”… todos estos comentarios que parten de una perspectiva masculina y claro, eso es lo que yo escuché desde chica, que era mejor no trabajar con mujeres porque te podían quitar el puesto, y nada más alejado de eso. He tenido la oportunidad de trabajar en equipos conformados solamente por mujeres, 20 mujeres, por ejemplo, y ha sido el trabajo mejor organizado, más amable y con sentido que he tenido. La sororidad es una mega herramienta contra este sistema patriarcal, apoyarnos entre mujeres, conformar equipos de mujeres y darle puestos de trabajo y principalmente de jefaturas a mujeres es el paso que debemos dar.

Siento que fue muy cómodo para los hombres tenernos separadas, sin tener la oportunidad de trabajar juntas, porque juntas somos mega poderosas. Los equipos de trabajo de mujeres, son contundentes, fuertes y se mantienen así mucho tiempo. Lo mejor, es que de a poco eso está cambiando y me emociona mucho. 

 

 

  • Es un libro que todavía no ha visto la luz pública y aún así has recibido ataques. ¿Cómo interpretas este escozor de una parte de la sociedad ante lo que se define desde el feminismo? ¿Es síntoma de avance? 

Por una parte, siento que ahora,  gracias a internet, es muy fácil atacar desde la comodidad del sillón, sin tener mayores argumentos o información. Por otro lado, hay ataques principalmente de hombres muy molestos porque una mujer saque un cómic sobre feminismo, o por la estética del libro, y creo que es porque envidian mucho que una mujer saque un cómic y que éste no sea como con monos Marvel, musculosos y falocéntricos. 

Los comentarios mala onda me afectan, da lo mismo si son súper elaborados o tiran palabras al viento. Soy bien sensible para esas cosas, pero estoy aprendiendo que hay que ver de dónde vienen y que son reflejo de lo que está pasando hoy, tanto en el feminismo como en el mundo de la narrativa gráfica en Chile. Las mujeres nos estamos tomando espacios que antes eran exclusivos de hombres y eso es lo que les molesta a muchos. 

 

  • Así como a nivel artístico es muy relevante poder concretar una obra de estas características, también es alentador que proyectos editoriales estén llanos a su publicación. ¿Cómo ha sido tu vínculo con RIL Editores durante este intenso período de trabajo?

Estoy muy contenta porque RIL me dio esta oportunidad y me dio la confianza para sacar mi primer cómic, sin ser tan conocida, porque hay editoriales que te piden tener un mínimo de seguidores para publicar libros.  Estoy feliz porque RIL confió en mi trabajo y en lo que podía llegar a hacer con el cómic.

 

  • ¿Cuáles son tus expectativas tras el lanzamiento de este viernes en Primavera del Libro?, ¿o prefieres que el devenir te sorprenda? 

No quiero tener altas expectativas, porque si lo pienso me pongo nerviosa. Me preocupa mucho que a la gente le guste, que se rían, que se cuestionen cosas. Me gustaría que el cómic sea una forma de poder acercar el feminismo a las niñas y que sea una herramienta para que aprendan cosas que yo aprendí hace tan poco. 

 

  • Hay años de trabajo, de ideas y de dibujos que comenzaron como un fanzine y poco a poco fueron tomando la forma de libro, de relato en cómic… ¿Qué se siente al llegar este momento? ¿Te deja algún tipo aprendizaje sobre el quehacer creativo?

 

¡Estoy tan emocionada! Ha sido un camino largo, siempre con muchas dudas de si está bien lo que estaba haciendo o no. En términos creativos también ha sido un aprendizaje inmenso, porque trabajar un cómic, es más que hacer el dibujo. Tuve que estudiar, trabajar un guión, ordenar las ideas, hacer bocetos, muchas cosas antes de entrar a dibujar el cómic como tal.  Estoy muy contenta con el resultado y agradecida además de mis amigas que me ayudaron en este proceso.

 

  • Conocemos tu vínculo familiar con Ñuble, ¿alguna posibilidad de tenerte en la región presentando “Por ti, por mí, por todas”? 


¡Si! mi familia es de Pinto y Chillán. Dentro del cómic nombro a Chillán como un lugar importante para mi infancia y me muero por llevar el cómic de viaje e ir a comer frambuesas!

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *