Incendios Forestales Por: JP Cifuentes Palma

(Extracto de la propuesta de mejoramiento de Ley sobre Incendios Forestales, Torneo Delibera 2019, equipo The Forest Boys, Colegio Parroquial Lorenzo Mondanelli de Coihueco)

Las consecuencias que originan los incendios forestales son muchas: Se interrumpen los ciclos naturales de los bosques y desaparecen las especies nativas, mientras que proliferan las plantas invasoras, aumentan los niveles de dióxido de carbono en la atmósfera, contribuyendo afecto invernadero y al cambio climático esto se provoca por la poca preocupación que tiene  la sociedad. Actualmente la normativa señala que se castigará con presidio mayor en cualquiera de sus grados (de 5 años y un día a 20 años de cárcel) a quien incendie bosques, mieses (sembrados), pastos, montes, cierros (cercos), plantíos o formaciones xerofíticas contempladas en la ley sobre recuperación del bosque nativo (Ley Nº 20.283). Estas últimas se definen en esa ley como especies autóctonas preferentemente arbustivas o suculentas, de áreas de condiciones áridas o semiáridas ubicadas entre las Regiones I y VI, incluidas la Metropolitana y la XV y en las depresiones interiores de las Regiones VII y VIII. Se aplicará el mismo rango de penas al que provoque un incendio que afecte gravemente las condiciones de vida animal o vegetal de un área silvestre protegida. Por otro lado, está prohibida la limpieza de terrenos, salvo en casos en que se cuente con un permiso escrito otorgado por el gobernador al propietario del terreno o a otra persona autorizada por el dueño. Ese permiso debe ser concedido previo informe favorable del Ministerio de Agricultura.

A esto se le agrega que el empleo del fuego, en contravención a las disposiciones legales y reglamentos que las regulan, siempre que no se produzca un incendio, será castigado con presidio menor en sus grados mínimo a medio (de 61 días a tres años) y multa de once a cincuenta unidades tributarias mensuales (UTM) mientras que el que use fuego para limpiar terrenos infringiendo las disposiciones legales y reglamentarias y a consecuencia de ello destruya bosques, mieses, pastos, montes, cierros, plantíos o formaciones xerofíticas de aquellas definidas en la Ley Nº 20.283, ganado, construcciones u otros bienes pertenecientes a terceros o afectare gravemente el patrimonio forestal del país, será castigado con presidio menor en sus grados medio a máximo (de 541 días a 5 años ) y multa de cincuenta a ciento cincuenta unidades tributarias mensuales.

Para aquellos que sean encontrados en reservas naturales realizando quemas la normativa señala que está prohibido encender fuego o la utilización de fuentes de calor en las áreas silvestres protegidas en todos aquellos lugares no autorizados y señalizados por la autoridad a cuyo cargo se encuentre la administración de las mismas. Quienes enciendan fuego o cualquier otra fuente de calor en lugares no autorizadas de áreas silvestres protegidas recibirán la pena de presidio menor en su grado mínimo a medio (de 61 días a 3 años) y multa de once a cincuenta unidades tributarias mensuales. Por otro lado, el que por mera imprudencia o negligencia en el uso del fuego u otras fuentes de calor en zonas rurales o en terrenos urbanos o semiurbanos destinados al uso público, provoque un incendio sufrirá la pena de presidio menor en su grado medio a máximo (de 541 días a 5 años) y multa de cincuenta a ciento cincuenta unidades tributarias mensuales. Si el incendio se produjera en un área silvestre protegida o se propagara a alguna de ellas, el responsable del uso del fuego u otras fuentes de calor en las zonas y terrenos sufrirá la pena de presidio menor en su grado máximo (3 años y un día a cinco años) y multa de cien a doscientas unidades tributarias mensuales.

A partir de lo anterior, vemos como las condenas conllevan presidio en cárcel o multas económicas para quienes realizan un daño muchas veces irreparable al entorno. Sin embargo, estas medidas son insuficientes pues el delito no se combate solo con el castigo, sino que a través de la prevención y de generar instancias informativas que sean comunicadas de manera transparente a la comunidad sobre aquellos que han estado involucrados en estas catástrofes. En este sentido, urge una revisión al Decreto N° 4363/1931, agregar en sus artículos una misiva que implique la creación de una base de datos de las personas condenadas por ser las responsables de la generación de incendios forestales, de tal forma que la sociedad entienda que no solo la privación de libertad o el dinero son los medios con los cuales penalizar a los responsables, sino también a través de la masificación de su conducta. Esto no en busca de una caza de brujas, sino como una medida que garantice que estamos generando conciencia en torno al cuidado de nuestro ecosistema y, como tal, condenamos a quienes sean responsables de dañarlo.  Finalmente, la prevención es fundamental, con lo cual se busca generar conciencia de esta problemática a través de charlas en colegios, asociaciones, juntas de vecinos, en sectores agrícolas, forestales y ganaderos, como también a través de los medios de comunicación, para así, de una vez, estar a la altura de estas circunstancias.

 

Sobre el autor: 

Escritor chileno, profesor de lenguaje, columnista en  Revista Pudú, miembro de la Asociación de Literatura de Ciencia Ficción y Fantástica Chilena (Alciff Chile), agente de cambio en el proyecto medioambiental “Cambia el clima”, columnista en El Quinto Poder, activista ecológico, promotor del subgénero literario de clima ficción (cli fi). Publicó los poemarios “Dile a Jesús que tenemos hambre” (2016), “Dios castiga pero no a palos” (2016), “A oscuras grité tu nombre en el muro de Berlín” (2016), Destrucciones a las 11 AM (2018);  las novelas breves “El Ataud” (2017) y “El último que muera que apague la luz” (2017), la colección de relatos de ciencia ficción “La supervivencia del caos” (2019), la novela histórica “Crónica de Terezin” y el poemario de ciencia ficción “Sacsayhuamán: El exilio de los Shuktars» (2019). <juanpix85@gmail.com> / Sitio web

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *