Foto: elmundo

Latinoamérica por: JP Cifuentes Palma

Estamos frente a tiempos convulsos. Es una premisa que se extiende a lo largo de nuestro país pero que también se extrapola a todo el continente americano y es que Latinoamérica, ese paraíso indomable de siglos atrás, parece estar despertando desde un letargo económico y social común, en tanto unidos por un punto central de sus demandas movilizadoras: el bienestar social.

Ya en tiempos de instalación de la  independencia en América Latina, diversos intelectuales como el venezolano Andrés Bello, el argentino Domingo Faustino Sarmiento, el uruguayo José Enrique Rodó o el cubano José Martí anticipaban o profetizaban la existencia de la dicotomía del pueblo latinoamericano. Ese carácter de civilización versus la barbarie propia de nuestra identidad, un mestizaje que ha llevado a diversas tendencias que abarcan desde la integración de los pueblos originarios, las más alentadoras,  hasta el renegar y perseguir a las comunidades ancestrales.

Hoy vemos como la consigna “Chile despertó” se extiende por Latinoamérica con una fuerza inusitada, convirtiendo poco a poco estas demandas nacionales en representaciones del sentir latinoamericano. Entonces, ¿a qué se debe esta revolución latinoamericana? Dentro de las respuestas inmediatas está la ruptura del modelo económico, ya sea socialista o neoliberal, a la pérdida de la credibilidad de las instituciones políticas, religiosas, económicas, de orden público y fuerzas armadas.

Esto nos lleva a entender que la lucha latinoamericana es la consigna en busca de una sociedad equitativa en la cual la dignidad, la justicia y el bienestar estén por sobre los números estadísticos propios de un sistema económico en el cual las desigualdades sociales han colaborado al descontento ciudadano. Así, vemos como las demandas sociales en nuestro país no son distintas a las que están ocurriendo en Colombia o a las largas marchas desde Centroamérica en busca del sueño americano que van regando de sangre, dolor y muerte a nuestra tierra.

Por otro lado, vemos la inestabilidad política que ha dividido a los países en sectores cada vez más intransigentes que van mermando el diálogo, la paz y los procesos de bienestar ciudadano por sobre intereses propios de grupos minoritarios. Situaciones que se extienden en Venezuela con la presencia de dos presidentes en ejercicio, con la disolución del congreso peruano o con la presencia de una nueva presidenta en Bolivia tras la renuncia de Evo Morales. El pueblo ecuatoriano, chileno y colombiano que se ve enfrentado a las fuerzas de orden público y armado, con las sistemáticas violaciones a los derechos humanos, van generando un panorama en el cual no se vislumbra, en lo inmediato, una transición que permita el diálogo entre los distintos actores involucrados.

De este modo, Latinoamérica se ha transformado en el bastión de lucha de un pueblo que busca una educación de calidad, una salud como derecho y no como privilegios de algunos acompañados de otras demandas sociales como la de viviendas, medio ambiente o pensiones van articulando un puzle en el cual hoy se levantan como actores mundiales relevantes de los cambios sociales, políticos y económicos para nuestro siglo. Estamos presenciando el término de modelos impregnados en nuestra piel. El sistema capitalista, la era postmoderna, el socialismo y neoliberalismo parecen ser las grandes montañas que el ciudadano latinoamericano está dispuesto a escalar en un viaje sin retorno. Chile despertó, Latinoamérica también. 

 

Más sobre el autor: 

Escritor chileno, profesor de lenguaje y columnista en la Revista Pudú, miembro de la Asociación de Literatura de Ciencia Ficción y Fantástica Chilena (Alciff Chile) que publicó los poemarios “Dile a Jesús que tenemos hambre” (2016), “Dios castiga pero no a palos” (2016), “A oscuras grité tu nombre en el muro de Berlín” (2016), Destrucciones a las 11 AM (2018);  las novelas breves “El Ataud” (2017) y “El último que muera que apague la luz” (2017). Este año ha publicado el libro de cuentos de terror “La supervivencia del caos” / juanpix85@gmail.com

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *