Los bosques cada vez retienen el carbono durante menos tiempo

Los bosques juegan un papel crucial en la retención del carbono, pero, ¿cuánto tiempo pueden retenerlo? Según datos arrojados por una investigación realizada por científicos del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) e Investigación Ecológica y Aplicaciones Forestales (CREAF), los bosques retienen cada vez menos tiempo el carbono.

La investigación revela que el tiempo de permanencia del carbono en los bosques terrestres se reduce entre un 0,2 y un 0,3% cada año debido a factores como el calentamiento global y las sequías, que aceleran la mortalidad vegetal a lo largo de todo el mundo.

Las conclusiones del trabajo, publicadas en el último número de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), han sido obtenidas tras el análisis de datos correspondientes a los años entre 1955 y 2018 de 695 bosques pertenecientes de 3 zonas climáticas diferentes – templada, fría y tropical – con el objetivo de constatar las variaciones de carbono y las interacciones de su ciclo dentro de los bosques.

El texto señala que una mayor concentración de CO2 atmosférico, además del aumento de temperatura y las sequías, aceleran la mortalidad de los organismos vegetales, factor que resulta altamente relevante en las proyecciones del cambio climático ya que indica la capacidad de los sumideros para retener el carbono, lo que significa que el aumento en la concentración de CO2 producto de sequías, deforestación e intervención humana, incide en el ciclo regular del carbono en zonas boscosas propiciando la pérdida de áreas verdes.

 

                                                 

 

La capacidad de la vegetación para retener el dióxido de carbono tiene una importancia capital al realizar proyecciones de escenarios del cambio climático. Pero una vez que el CO2 ha sido “secuestrado”, es una incógnita el tiempo que puede permanecer así antes de volver al medio ambiente tras la muerte y descomposición de los organismos vegetales que lo retenían.

Los resultados revelan que el aumento de CO2 atmosférico está inversamente relacionado con estos tiempos de residencia del carbono, tiempos que se reducen a medida que el CO2 atmosférico sigue aumentando. Durante las 3 últimas décadas, el tiempo de residencia del carbono en la vegetación se ha reducido entre un 0,2% y un 0,3% cada año, datos que para Joseph Peñuelas, investigador del CISC y coautor del trabajo, resultan muy significativos dado que “supone una disminución de hasta el 9% en tres décadas”

Peñuelas especificó que “los tiempos de permanencia del carbono en la vegetación se están acortando por factores como el calentamiento y las sequías. La temperatura aumenta el metabolismo de los organismos, así como el aumento de precipitaciones en algunas zonas, pero las sequías hacen que la mortalidad aumente y, por tanto, que el tiempo de residencia disminuya.

En general, hay un incremento de la mortalidad de los árboles en todas las zonas climáticas estudiadas”, precisó el investigador.

Los árboles, especialmente aquellos ubicados en los bosques, son una herramienta vital en la lucha contra el cambio climático absorbiendo anualmente 2.500 millones de toneladas de carbono en todo el mundo. Sin embargo, los resultados del estudio sugieren que los sumideros de carbono probablemente se van a ver limitados por el descenso de capacidad de los bosques para retener el carbono.

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *