Los colibríes ven colores que los humanos no podemos percibir

Las aves dependen de su excelente visión para encontrar flores ricas en néctar, detectar las firmas iridiscentes de posibles parejas o para escapar de sus depredadores. De acuerdo a los resultados de un estudio reciente, los colibríes tienen la capacidad de percibir colores inimaginables para las personas, es decir, aquellos que se encuentran fuera del espectro electromagnético humano.

Un grupo de científicos de las universidades de Princeton, Maryland y Columbia Británica realizaron una serie de experimentos en los que estudiaron el comportamiento y la capacidad de percibir colores no espectrales, incluidas las longitudinales de onda ultravioleta, por parte de los colibríes en un entorno natural.

El resultado del estudio arrojó que la percepción de esta especie puede desempeñar un papel vital en comportamientos como el apareamiento, la alimentación y la evasión de los depredadores.

De acuerdo a Mary Caswell Stoddard, profesora asistente en el Departamento de Ecología y Biología Evolutiva de la Universidad de Princeton, los colibríes perciben tal cantidad de colores que “los humanos son daltónicos en comparación” a estas aves.

 

 

Más allá de la visión humana

Los humanos tenemos tres tipos de conos sensibles al color en los ojos, con los que podemos percibir lo que se conoce como “color tricromático”, compuesto por una mezcla de luz roja, verde y azul. Gracias a este proceso, nuestros cerebros pueden percibir el color no espectral púrpura, una combinación de azul y rojo.

Para las personas, el púrpura es el mejor ejemplo de color no espectral. Este color surge cuando se estimulan nuestros conos azules (onda corta) y rojos (onda larga), pero no los conos verdes (onda media).

Las aves cuentan con cuatro tipo de células cónicas en sus ojos, con las que pueden procesar diferentes tipos de colores y percibir un espectro mucho mayor. “Tener un cuarto tipo de cono sensible no solo amplía el rango de colores visibles para las aves en el UV, sino que potencialmente permite que las aves perciban colores combinados como ultravioleta + verde y ultravioleta + rojo“, señaló Stoddard.

Esta mayor sensibilidad permite acceder a una serie de combinaciones de colores imperceptibles e imaginables para el ser humano.

Según las investigaciones, se cree que, mientras que los humanos solo podemos ver un color no espectral (púrpura), las aves tienen la capacidad de percibir hasta 5 colores no espectrales: púrpura, ultravioleta + rojo, ultravioleta + verde, ultravioleta + amarillo y ultravioleta + púrpura.

 

 

Diferentes tipos de colores

Para realizar este estudio, el equipo de investigaciones empleó tubos LED de “visión de ave” programados para proyectar una serie de colores, incluidos los colores no espectrales imperceptibles para el ojo humano.

Los dispositivos fueron instalados cerca de fuentes de agua y agua azucarada, cada lugar asociado a un color diferente.  Posteriormente, los miembros de la investigación cambiaron la posición de las fuentes de agua para observar si las aves se podían valer de las indicaciones de color para identificar cuál era la fuente con agua azucarada, la favorita de los colibríes.

“Los colibríes son perfectos para estudiar la visión del color en la naturaleza. Estos demonios del azúcar han evolucionado para responder a los colores de las flores que anuncian una recompensa de néctar, por lo que pueden aprender asociaciones de colores rápidamente y con poca capacitación”, explicó Stoddard.

Durante una serie de experimentos, que se prolongaron tres años, los investigadores se propusieron comprobar si los colibríes preferían alimentarse en las fuentes de agua indicadas con combinaciones de colores ultravioleta, lo que confirmaría su capacidad para percibir estos colores.

Como resultado, el equipo de investigaciones evidenció que estas aves pueden distinguir fácilmente entre los diferentes tipos de colores no espectrales para obtener la dulce recompensa del agua azucarada.

“Fue increíble verlo”, declaró Harold Eyster, un doctorado de la UBC, estudiante y coautor del estudio. “La luz ultravioleta + verde y la luz verde nos parecían idénticas, pero los colibríes seguían eligiendo correctamente la luz ultravioleta + verde asociada con el agua azucarada. Nuestros experimentos nos permitieron echar un vistazo a cómo un colibrí ve el mundo”.

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *