«Matar a un presidente»: Obra continúa recorrido con función a la gorra en Talcahuano Foto: Colectivo La Intrusa

¿Cómo cambiar el mundo? Sumergidos en esa reflexión, un grupo de amigos se ve enfrentado a los temores, frustraciones e ilusiones que han moldeado lo que son y la forma de relacionarse con ellos mismos, entre sí y con la sociedad. 

Esta suerte de epifanía los incendia a tal punto que les confiere la motivación suficiente para trazar un plan: Matar al presidente de la República, encarnación de las causas de la desigualdad, marginalidad, rabias e inseguridades que cargan sobre sí.

Hastiados de lo que vislumbran como una autoridad omnipresente y todopoderosa que ha guiado el curso de sus vidas hasta el punto de desazón en el que se encuentran, deciden ponerse tomar el destino en sus manos, esgrimiendo sus argumentos y actitudes particulares.

Exacerbado en los tres personajes, Pablo, Loreta y Grillo, este ímetu permite al espectador reconocerlos en su propia cotidianidad: 

Pelado es un dirigente político idealista que desprecia las formas sucias de ejercer la política. Su antagónico es el presidente, el hombre dictatorial, serio y responsable. Para el Pelado, matar al presidente es acabar con la patria, con el patrón y con el padre. Por su parte, Loreta está anclada al presente. Sin un antes ni después, como Cher, Madona o Chayanne. Debe llegar todos los días después del trabajo a su casa y “sacar, sacar, sacar la basura sacar”, porque no se escribe Presidenta, se escribe Presidente y punto.

La tercera columna del plan es Grillo, un hombre asustadizo que pasa su vida en las sombras, atrapado por la rutina y su amor no correspondido por Loreta. Por ella sería capaz de asesinar a cualquiera, incluso al presidente. Su parte hombre se congela, su parte bicho, no.

Llevada a los escenarios por el Colectivo la Intrusa, la obra continúa su recorrido llegando este viernes, 31 de enero a las 19.30 horas a Talcahuano, con una función a la gorra (aporte voluntario para los artistas) en la Casa Teatro, ubicada en 21 de mayo #15 (detrás del estadio La Tortuga). Una imperdible cita con la contingencia desde el filtro poético de las artes escénicas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *