Mesa del Sector Público Ñuble: «El presidente no ha querido gobernar ni dar respuestas a los trabajadores o a la población» foto: Fedeprus Ñuble

En horas de la mañana de este jueves 12 de noviembre, a un año del masivo paro nacional de trabajadores y trabajadoras que aportó a la precipitación del acuerdo de las cúpulas políticas para la realización del plebiscito de entrada para una nueva Constitución, dirigentes de la Mesa del Sector Público asociados a la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), se apersonaron en el Gobierno Regional de Ñuble para hacer entrega de una carta en la que solicitan al intendente, Martín Arrau, mediar ante el gobierno central en lo que reconocen como el “momento de mostrar nobleza y empatía, entendiendo la urgencia del cumplimiento de estas demandas”, en referencia los 8 puntos en los que sintetizaron las demandas que, pese a su larga data, no han encontrado respuestas del Ejecutivo y que defienden a nivel nacional:

  1. Respuesta inmediata al “Pliego de los trabajadores y trabajadoras de la salud”
  2. Retomar el debate del Salario Mínimo sobre la “Línea de la Pobreza”
  3. No avanzar en reforma de pensiones que perpetúen el actual sistema previsional 
  4. Permanencia del IFE por al menos los próximos 6 meses y abrir el debate sobre el “impuesto a los super ricos”
  5. Demandamos un presupuesto de la Nación que efectivamente sea “Pro Empleo”
  6. Iniciar a la brevedad el proceso de negociación con el Sector Público
  7. Aprobación de la ley que suspende el reintegro del Bono Clase Media
  8. Libertad a los presos políticos de la revuelta social y reparación a las víctimas mutiladas

“Hoy no se puede seguir utilizando la pandemia para todo, para reprimir, para postergar o para seguir bajando los presupuestos”, señaló Luis Sánchez, presidente de la CUT (Ñuble), quien reclama las actitudes de un gobierno que “cierra las puertas a los trabajadores del sector público, dilata las conversaciones y amenaza a través de los medios de prensa diciendo, por ejemplo, que no se van a entregar bonos. Algunos de ellos se han estado prometiendo desde el principio de la pandemia al personal de la primera línea y nunca han llegado. Ahora se promete al personal de planta, y la realidad es que el 70% del personal de salud boletea, y a esto tenemos que sumar 1500 millones de reducción de presupuesto que afectará diferentes ítems”.

El escaso interés de las autoridades para activar el diálogo y participar de las negociaciones del sector, manifiestan para el líder sindical una “enorme falta de respeto por los trabajadores que hemos estado haciendo de frontón, recibiendo todas las quejas, porque ellos no dan la cara, los que dan la cara son los trabajadores que han seguido atendiendo y tratando de mejorar y entregar soluciones con lo disponible”. En este aspecto se detiene también la presidenta de la ANEF (Ñuble), María Eelena Hellman, para enfatizar en el esfuerzo adicional que el sector ha realizado para responder de manera eficaz:

“Nosotros hemos puesto de nuestra parte todo lo que hemos podido para sacar adelante a la ciudadanía, al país, con todo lo que debemos hacer. El cumplimiento se ha hecho con sacrificio sobre todo de las mujeres, que no solo tienen que responder al trabajo remoto, sino que también a su trabajo doméstico y al cuidado de los hijos, del que muchas veces se tienen que dedicar solas, representando una doble carga”. La también abogada destacó que la eficiencia y la entrega del sector se ha visto reflejada en los índices de cumplimiento de metas y en la forma en que muchos de ellos han aportado de su propio patrimonio para costear los gastos de Internet, electricidad y equipos.

 

Temen recortes de personal y presupuesto

“Ante las medidas que ha venido tomando el gobierno, tememos que puedan ocurrir despidos durante este mes y diciembre”, señaló la Hellman refiriéndose a la inquietud en torno a la estabilidad laboral de los trabajadores y trabajadoras del sector frente a antecedentes como el cierre de programas ocurridos durante el año: “Programas que estaban al servicio de la ciudadanía, que son y eran exitosos, hoy ya están extinguidos, con una mezquindad que no solo perjudica a los funcionarios públicos sino a todos los usuarios que se veían beneficiados”, expresó la dirigenta, quien lamentó también la política de “Presupuesto base cero”, que ocasionará otro revés al sector:

“Este gobierno pretende establecer el “Presupuesto base cero”, es decir, cada servicio tendrá que pelear ante la DIPRES (Dirección de presupuesto), justificar hasta el último peso de cada programa para que le vuelvan a dar el dinero, eso ya es insólito. Es macabro y denunciamos abiertamente que es una media que perjudicará a todo el mundo público”.

 

Salud en estado de espera y desgaste

Cristian Peña, presidente de la Fedeprus regional, lamentó la dilación y la complejidad con la que se han desarrollado las conversaciones entre el ámbito de la Salud Pública y el gobierno de Sebastián Piñera. “En general se ha mostrado bastante terco. Los trabajadores de la salud hemos solicitado desde el mes de abril que se den por cumplidas las tareas sanitarias de este año para no ver un impacto en los sueldos a final de año. La condición de la pandemia nos ha hecho imposible hacer todo lo que tenemos asignado porque, como es entendible, las energías se han tenido que redirigir en forma masiva hacia la emergencia”, indicó el dirigente, ante una situación que se repite con la evaluación del “Trato Usuario”, encuesta que por segundo año consecutivo no ha podido ser aplicada a los pacientes de los diferentes centros de salud del país, manteniéndose el reajuste de la bonificación correspondiente a 2018.

“El presidente no ha querido gobernar, no ha querido pronunciarse y no ha querido dar respuestas a los trabajadores y por sobre todo a la población”, declaró Peña, apuntando también al desgaste que la crisis sanitaria ha generado entre los trabajadores y trabajadoras del sector: “Hemos solicitado que el gobierno se pronuncie al respecto del descanso compensatorio. Tenemos trabajadores haciendo turnos de incluso más de 24 horas continuadas. Necesitamos que por favor el gobierno se haga cargo también de los refuerzos para el Covid-19, porque hemos visto cómo se reduce este personal que el actual ministro indicó que se mantendría y se proyectaría al menos hasta el primer semestre del 2021”, expresó acusando una “disminución mentirosa de los presupuestos”.

Ante este desgaste sin precedentes, el sector que ha vivido más de cerca los estragos de la pandemia, el dirigente espera que las negociaciones resuelvan la preocupación de poder acceder a permisos que subsanen las extensas y demandantes jornadas, los meses bajo el impedimento de hacer uso de feriados legales y permisos administrativos, y lograr que gobierno cese en sus intentos por obligar el retorno a sus labores de quienes hoy están en resguardo por pertenecer a de grupos de riesgo o casos especiales. “Sería una decisión malévola que además va en contra del dictamen de Contraloría”, indicó Peña, quien ve la medida como otra prueba del desmantelamiento silencioso de los centros de asistencia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *