Miradas escolares en torno al cambio climático Entrevista por JP Cifuentes Palma

Nuestro mundo se está destruyendo. Es una realidad con la cual debemos convivir y a la cual debemos hacerle frente como sociedad. Somos responsables del caos y las crisis reinantes a nivel global que mantienen en tela de juicio el porvenir de nuestra generación y de las venideras. 

Es necesario que estos temas sean discutidos desde todas las perspectivas posibles. No hay una edad necesaria para estimar la opinión de una persona y, bajo esa convicción se ha invitado a diez estudiantes del Colegio Parroquial Lorenzo Mondanelli de Coihueco, de séptimo básico a cuarto medio) a compartir su mirada crítica y reflexiva en torno al cambio climático.

Se trata de Antonella Lagos (12 años, séptimo básico, aficionada a ver películas con sus amigos); Álex Cádiz (14 años, octavo básico y con el objetivo de ser un profesional de calidad); Francisca Cifuentes (13 años, octavo básico. Hábil en dibujo y pintura); Valentina Urra (15 años, primero medio y amante de la lectura); Fernanda Quintana (15 años, segundo medio. Apreciadora del tiempo en familia); Martina Martínez (15 años, segundo medio. Disfruta de la compañía de sus seres queridos); Mariagracia Lorca (15 años, segundo medio. Aficionada a las series de TV): Hernán Gallegos (18 años, cuarto medio. Objetivo puesto en la astronomía); Valentina Espinoza (17 años, cuarto medio. Escritora juvenil de críticas literarias) y Sofía Sepúlveda (17.años, cuarto medio. Espíritu deportista que disfruta del basquetbol).

 

Junto a ellos, abordamos cinco interrogantes:

 

  • ¿ Cómo percibes la realidad del cambio climático?

 

Mariagracia: Bajo mi punto de vista, el cambio climático está siendo uno de los factores que más daño está provocando a la humanidad, y es consecuencias de décadas de constante contaminación por parte del ser humano, el cual por sus pensamientos tan individualistas no logra ver el colapso de la Tierra que poco a poco se ve más cerca.

 

Valentina Urra: Mi mirada respecto al cambio climático es lo que cualquier persona informada sobre el tema tendría que comprender. Debemos tomar acciones ahora mismo porque percibo que las personas están muy relajadas con el tema y la verdad es que nos queda muy poco tiempo para revertirlo antes de que sea tarde, antes de que el cambio climático no tenga vuelta atrás y acabe con nuestro mundo tal y como lo conocemos. Esto sería culpa de nosotros, porque los seres humanos que no supimos cuidar los recursos como debimos.

 

Antonella: El cambio climático es una tragedia que está afectando día a día al planeta y a nosotros. Lamentablemente es la minoría de las personas la que está consciente del tema. Cambiar la situación depende de todos nosotros. Los mayores causantes del problema, tenemos la posibilidad de integrar mínimas conductas que harán el gran cambio para detenerlo y contrarrestarlo.

 

Hernán: Personalmente, lo veo como un desafío abrumador. Estamos hablando de nuestra propia destrucción, y para colmo por nuestras propias manos. Es frustrante a veces darse cuenta de que a cada paso es posible que alguna especie simplemente ya no exista y que no pudimos hacer nada para evitarlo, o que las grandes esferas delegan este problema titánico en organizaciones dispersas que para nada son suficientes para atender el problema. Sin embargo, visualizo soluciones prácticas a nivel local y global que, de ser tendencia, constituirían un camino viable para evitar el desastre total y subsanar lo que ya hemos hecho. En suma, es la perspectiva de la amenaza inminente y la ironía de ignorarla.

 

  • ¿Por qué deberían generarse actividades desde la escuela para abordar este tema?

 

Fernanda: Porque éstas son las instituciones donde se mantiene una gran cantidad de miembros que formarán parte de la sociedad del futuro. Por eso es fundamental formar conciencia en los jóvenes y con ello traer nuevas ideas factibles y beneficiosas de acción frente a los desalentadores pronósticos que se le atribuyen al futuro de la Tierra y el de los humanos. Los jóvenes pueden lograr cambiar la mentalidad de la sociedad actual partiendo por las comunidades con las que comparten ideologías, costumbres y léxico, etc., y entre todos abarcar una mayor masa de personas a las que transmitir el mensaje de la urgencia de cambiar la manera en que vivimos, la que está haciéndonos exterminar nuestro hogar común.

 

Álex: Instancias de este tipo permitirían construir un país más humano y consciente, no solo frente al cambio climático, sino frente a cualquier tipo de crisis o problema mundial. Las personas serían conscientes y las autoridades, por consecuente, debiesen reaccionar y hacer lo que la mayoría pide o hace. Si no se ve un gran aporte frente a temas como éste por parte de las autoridades, no nos debemos quedar con los brazos cruzados. Al contrario, se debe reaccionar y actuar. ¿Y  cómo se podrían generar personas que piensen así para la sociedad? Implementando actividades y mostrando realidades en los establecimientos para crear un amor puro a la naturaleza y al medioambiente, yendo directamente a la raíz del problema y solucionarlo de una vez por todas, formando seres humanos íntegros y “humanos”.

 

Valentina Espinoza: Se deberían abordar estos temas desde las escuelas y generar actividades, ya que es la base en donde comienza la educación de los estudiantes, junto con las familias. Además es en las escuelas donde, junto con educar contenidos de las materias, se puede educar sobre el cambio climático y las medidas para frenar su rápido avance destructivo, el que afectará en el mismo sentido a las generaciones del futuro.

 

Martina: Se debería realizar actividades desde la escuela para abordar este tema, ya que así los niños pueden tomar conciencia desde una etapa anticipada sobre lo importante que es cuidar nuestro planeta, para que de esta forma se motiven a ser un aporte a la Tierra y tratar de hacer cambios, aunque sean mínimos, en los lugares que se rodean.

 

  • ¿Cómo te das cuenta de que estamos en medio de una crisis medioambiental?

 

Sofía: El mundo siempre cambia. Estamos en un cambio y movimiento constante, sin embargo, este cambio es distinto y no hay que ser un experto para darse cuenta de que la flora y fauna de nuestro país y el mundo está desapareciendo, el agua escasea y el calor y el frío prácticamente dividen al año en dos estaciones. Eso solo hace alusión a una crisis que afecta nuestro medio ambiente.

 

Mariagracia: Por la comparación que se suele hacer entre la situación por la que pasaba la Tierra hace unos 10 años en ciertas épocas del año y sus temperaturas, en contraste con las cifras anormales que notamos hoy en día, que se suman a paisajes que antes se encontraban libres de desechos y que hoy ya no son más que basurales provocados por la irresponsabilidad del ser humano.

 

Francisca: Es fácil darse cuenta de este problema si eres una persona informada y preocupada por tu ambiente. Gracias a las redes sociales y los medios de comunicación podemos mantenernos al tanto de las desgracias que ocurren en diferentes lugares del mundo y que son lo que la naturaleza nos ha cobrado por cuidarla tan mal. Por ejemplo, la escasez de agua extendida por muchísimas partes del mundo y que requiere tomarle el peso como elemento vital que es, para nuestra existencia y la de la flora y fauna. También la contaminación del aire, el aire que respiramos y que pasa por nuestros pulmones lleno de partículas tóxicas que a la larga nos podrán causar enfermedades respiratorias graves.

 

Valentina Urra: No es difícil darse cuenta de que estamos en una crisis medioambiental, pues es cosa de observar nuestro entorno y darnos cuenta del daño que hemos hecho y seguimos haciendo a los ecosistemas. El derretimiento de los polos es un gran ejemplo de esto, pues el excesivo calor que se ha estado registrando en los últimos años ha hecho que los polos se derritan a una velocidad increíble, haciendo que los animales que los habitan, el oso polar principalmente, sufra grandes cambios respecto a su entorno, viendo como su hogar está desapareciendo poco a poco. Solo hay que abrir más los ojos y observar que esta realidad no está lejos. Investigando sobre estos temas nos hacemos una idea de cómo podemos aportar o hacer conciencia entre nuestros conocidos, generando una cadena que permita sensibilizar a quienes no quieren ver el gran problema de nuestra actualidad.

 

  • ¿Qué medidas y acciones pueden adoptar ustedes para combatir el cambio climático?

 

Álex: Como jóvenes la verdad es que se nos priva de ciertas actividades o de participar en ciertos movimientos, pero lo que sí tenemos es una poderosa voz que podemos usar para bien y transmitir mensajes a la comunidad, ya sea mediante presentaciones, medios de comunicación o cualquier tipo de idea para poder mantener a nuestro Chile querido en pie y a nuestro planeta estable. Podemos crear campañas de apoyo y aportar con nuestra propia conciencia ecológica, dando el ejemplo a los más pequeños y los más adultos. Juntos podemos crear grandes cosas y generar una reacción, ya que es un momento clave para actuar y crear ese cambio que la Tierra tanto requiere, comprendiendo su urgencia como humanidad.

 

Martina: Lo primero es ser un aporte uno mismo, reciclando y tomando otras acciones individuales. Pero en realidad, para producir un gran cambio se necesitan de varias personas e inculcando esta mentalidad en la comunidad, dando a conocer lo importante que es cuidar nuestro planeta. Para eso se podrían hacer diferentes charlas o reuniones que lleven a protestar frente a algún tipo de empresas que son el mayor contaminante, por ejemplo.

 

Antonella: Analizando las soluciones que tenemos ante el cambio climático, podemos ver que hay infinidades. Una de ellas es reducir el uso del agua acortando las duchas, por ejemplo, o plantar un árbol. Una simple planta puede ayudar demasiado en esta situación, ya que genera el oxígeno fundamental para que podamos vivir. También podemos crear campañas ecológicas en las que se motive a las personas a limpiar desechos de distintas áreas y cambiar conductas negativas para el medioambiente.

 

Hernán: Creo que cualquier estudiante, sobretodo los mayores, pueden dar pie a la activa y pasiva educación de las generaciones pequeñas dentro del mismo establecimiento, siendo un ejemplo para ellas. A nivel de comunidad también hay pequeñas acciones que podemos realizar, como juntarnos a recoger basura y que suponen un antecedente que con la práctica puede volverse tendencia. Incluso el conocimiento propio de un estudiante puede orientar a los ciudadanos que, por desinterés o simple ignorancia, desatienden esta crisis.

 

  • ¿Por qué crees que es necesaria una educación ambiental no solo en la escuela sino para toda la comunidad?

 

Francisca: Porque aunque la concientización sobre el cambio climático sea un tema de gran importancia entre los jóvenes, este es un tema que está ocurriendo hoy y debemos pararlo ahora mismo. No queda tiempo para que esta generación logre encargarse de todo mientras los adultos forman su opinión del estado del mundo a través la radio o los noticieros, de los que yo soy crítica, porque opino que no están dando el aviso correspondiente a tiempo de las desgracias del mundo. Como gran ejemplo está la situación crítica en el Amazonas que lleva más de dos semanas. Ese lugar es considerado el pulmón del mundo y apenas nos estamos enterando los jóvenes, ¿En qué momento se enterarán los adultos? Este es un desastre natural que merece más importancia de la que se le da y  lamentablemente no se está tomando en cuenta.

 

Fernanda: Es necesaria una educación ambiental de toda la comunidad, puesto que se debe concientizar a cada persona en particular para que aporte a la sociedad en todo lo que se pueda y así obtener cambios concretos de forma eficaz e inmediata, con el objetivo de detener las consecuencias del calentamiento global y mantener la vida humana y de otras especies. Mientras mayor sea la cantidad de personas informadas, mayores van a ser los cambios que se realicen que ayuden a preservar la vida tal y como la conocemos.

 

Valentina Espinoza: Tal como se educa en  escuelas a jóvenes y niños, se puede educar a los adultos para dejar un mejor futuro para las generaciones que están por integrarse, para contrarrestar en la medida que cada uno pueda el daño que ya está hecho en el planeta. Además, de esta forma se puede llegar a formar en los adultos y todos integrantes de una comunidad, un pensamiento transformador y de conciencia absoluta en medidas adaptativas y necesarias para afrontar el cambio climático.

 

Sofía: Si bien somos los jóvenes el futuro de la humanidad, esto está ocurriendo también ahora, por lo tanto, de nada sirve una educación ambiental en las escuelas si el resto de la población, los adultos, siguen con la idea de que este cambio climático aún es un problema lejano, porque eso es totalmente erróneo. El cambio climático no es algo lejano, es algo que ya comenzó y es responsabilidad de todos disminuirlo.

 

Sobre el autor: 

Escritor chileno, profesor de lenguaje, columnista en  Revista Pudú, miembro de la Asociación de Literatura de Ciencia Ficción y Fantástica Chilena (Alciff Chile), agente de cambio en el proyecto medioambiental “Cambia el clima”, columnista en El Quinto Poder, activista ecológico, promotor del subgénero literario de clima ficción (cli fi). Publicó los poemarios “Dile a Jesús que tenemos hambre” (2016), “Dios castiga pero no a palos” (2016), “A oscuras grité tu nombre en el muro de Berlín” (2016), Destrucciones a las 11 AM (2018);  las novelas breves “El Ataud” (2017) y “El último que muera que apague la luz” (2017), la colección de relatos de ciencia ficción “La supervivencia del caos” (2019), la novela histórica “Crónica de Terezin” y el poemario de ciencia ficción “Sacsayhuamán: El exilio de los Shuktars» (2019). <juanpix85@gmail.com> / Sitio web

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *