#NiUnaMenos: Suecia eliminará la violencia o amenaza como requisito para condenar la violación

Este miércoles, el Parlamento sueco, con el respaldo de todos sus partidos, aprobó una ley que permitirá que cualquier acto sexual sin consentimiento expreso sea considerado violación.

La nueva norma, que entrará en vigor el 1 de julio, establece que “ya no será necesario usar violencia, amenazas o aprovecharse de la situación especialmente vulnerable de la víctima para que sea considerada violación”, descartando así un “requisito” que ha sido globalmente criticado y cuya eliminación ha sido solicitada por multitud de asociaciones feministas y protectoras de la mujer.

Según esta nueva ley, que señala que el consentimiento no solo puede ser verbal, sino que también puede producirse a través de gestos o “de alguna otra forma”, en caso de duda el autor de los hechos será quien deba probar que el acto fue de carácter voluntario por ambas partes.

Además de los puntos señalados, la reforma legal incluye la creación de dos nuevos delitos al respecto: violación y ataque sexual imprudente, ambos con una pena máxima de cuatro años de prisión.

Los delitos que ya estaban contemplados en el sistema sueco han experimentado cambios, aumentando la pena de cárcel de 4 a 5 años para los condenados por violación grave y violación grave contra menores de 15 años.

Amnistía Internacional, a través de un comunicado, señaló que la aprobación de esta ley supone “una enorme victoria” para los derechos de las activistas suecas, quienes en los últimos meses han organizado multitud de actividades, movimientos y recogidas de firmas que han contado con una participación masiva a la que se han unido miles de famosas del país nórdico.

Esta enorme campaña afectó incluso a la Academia Sueca, institución que otorga el premio Nobel de Literatura, luego de que un artista vinculado a dicha institución recibiera una denuncia anónima de 18 mujeres. El escándalo provocó la renuncia de varios miembros y que la entrega del premio de este año sea aplazado al 2019.

Anna Blus, experta en derechos humanos de Amnistía Internacional, explicó que la mayoría de países aún definen la violación en función de la fuerza física y la amenaza, señalando que, con la entrada en vigor de la ley, Suecia será el décimo país de Europa que reconoce que el sexo sin consentimiento es violación.

La reforma no ha estado exenta de dificultades. En su fase inicial, varias instancias como el Consejo Legislativo vertieron críticas sobre ella considerando impreciso el punto de voluntariedad y señalando diversas ambigüedades, lo cual motivo la introducción de nuevas modificaciones. Algo que para Maria Arnholm, parlamentaria liberal, no supuso problema alguno para que Suecia diera un paso más hacia el objetivo del respeto total a la sexualidad de cada persona.

 

El sexo tiene que ser voluntario. Si no lo es, significa que es ilegal”, Stefan Löfven, primer ministro sueco.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *