#Ñuble: 5 Monitos de Monte Fueron Devueltos a su Hábitat en Yungay Foto: SAG

Cinco ejemplares de monito de monte (Dromiciops gliroides) fueron liberados hoy en un sector cordillerano de Yungay. Un bosque nativo con un matorral extenso de quilas fue el lugar elegido por funcionarios del Servicio Agrícola y Ganadero de Bulnes junto a estudiantes de Medicina Veterinaria y voluntarios del Centro de Rescate de Fauna Silvestre de la Universidad de Concepción, para acoger a los animales encontrados el pasado 29 de junio por vecinos del sector.

La acción de quienes reconocieron a estos animales endémicos y los pusieron al resguardo de las autoridades competentes, fue destacada por Jorge Vargas Pérez, Jefe (s) de la Oficina SAG de Bulnes: “En este caso, al igual que en otros, podemos ver como el trabajo conjunto de los vecinos, Carabineros de Chile, el Centro de Rescate y el SAG ha concluido con la devolución a su hábitat natural de estos ejemplares, los que esperamos se reinserten de la mejor manera a su medio natural”.

Por su parte, Daniel González, Director del Centro de Rescate de Fauna Silvestre de la UdeC, destacó que “estos monitos del monte fueron encontrados en un tronco, se encontraban en estado de hibernación, con un buen estado corporal, por lo cual la preocupación fue mantener esa condición, cuidarlos y alimentarlos para que al momento de la liberación pudieran enfrentar de mejor forma el proceso de reinserción”.

Dar aviso oportuno de la detección de ejemplares de fauna silvestre heridos o fuera de su hábitat permite realizar estos rescates y liberaciones. El procedimiento consiste en entregarlos a las autoridades de manera inmediata para su evaluación y retorno al medio natural. En ningún caso las aves y animales silvestres deben ser mantenidos en cautiverio sin autorización del SAG, del mismo modo que debe evitarse manipularlos sin poseer los conocimientos correspondientes.

El monito del monte es una especie endémica y único representante viviente del orden Microbiotheria, un orden ancestral de los marsupiales, que está catalogada como rara y beneficiosa para la actividad silvoagropecuaria. Se distingue fácilmente, por un pelaje muy denso y suave, con colores pardos sobre la frente. Alrededor de los ojos se dispone una máscara de pelos muy oscuros, casi negruzcos y una densa cubierta de pelos en la cola. Nacen en camadas y tienen de 1 a 4 crías al año. Las hembras alcanzan su madurez sexual al segundo año de vida. Se alimenta principalmente de larvas de insectos y crisálidas de polillas y mariposas.

Se distribuyen geográficamente desde la Región de Ñuble hasta Chiloé, desde la selva costera hasta unos 1.000 metros de altura sobre el nivel del mar en la cordillera de Los Andes. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *