«Ñublense, equipo de mujeres»: MAÑEV celebra y pone alertas sobre la gestión del nuevo equipo femenino

De acuerdo a las exigencias de la FIFA para 2020, suscritas por la ANFP, los equipos de Primera B, además de contar contar con al menos una categoría juvenil, para contar con la licencia y club profesional y participar de las competiciones oficiales, deberán contar con un equipo de mujeres para competir en ligas nacionales.

La noticia fue recibida con especial entusiasmo por el Movimiento Autónomo Ñublenses de Esfuerzo y Valor (MAÑEV), quienes celebran que vuelva formarse un equipo femenino para representar a Ñublense, pese a que la medida, según reconocen, haya sido tomada bajo presión y no como iniciativa propia por parte de la administración del club. 

Bajo este entendido, advierten que “el presupuesto de Ñublense para dicha rama de fútbol será mezquina sino nula, sustentada básicamente en los auspiciadores que dicha rama tenga”. En relación a esta situación que anticipan, emitieron una declaración pública que consigna, bajo los principios de dignidad, igualdad y profesionalismo, los siguientes elementos: 

  • Que el equipo de fútbol de mujeres de Ñublense, tiene la misma representatividad que el plantel de varones y por ello, debe gestionarse no como obligación de la FIFA, sino como una oportunidad para engrandecer a la comunidad. 
  • Que las jugadoras merecen condiciones laborales básicas equivalentes a las de cualquier jugador hombre, es decir, contrato y cumplimiento de pagos previsionales, entre otros. 
  • Que la brecha salarial debe estrecharse entre varones y mujeres que representan al club, en atención a la disciplina profesional que desplegarán, haciendo meritorio un salario que se condiga con esa entrega. 
  • Que se debe gestionar la disputa de la mayor cantidad de partidos posibles en el Estadio Nelson Oyarzún, ya sean preliminares o posteriores al partido del plantel de hombres. 
  • Que se debe tener divisiones inferiores de, al menos, tres categorías femeninas, potenciando así la competitividad y aportando a su vez, a la vida sana de las niñas y adolescentes de la región. 
  • Que la administración, financiamiento y gestión de la rama de fútbol de mujeres debe estar en su totalidad a cargo de la institución y no depender exclusivamente se sponsors. Por ejemplo, a través de la gestión de la Corporación Atlético de Ñublebse, “quienes podrían tener una posibilidad en esta instancia para salir de su característica inercia”.
Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *