Osamentas de un Ejemplar de Pudú Fueron Halladas en Obras de la Central Hidroeléctrica San Pedro Fotos: Consejo de Defensa Territorial

En pleno proceso de reevaluación ambiental de la intervención del río San Pedro para la construcción de la central hidroeléctrica  emplazada en la localidad de Malihue, organizaciones ambientalistas y vecinos de la comuna de Los Lagos (región de Los Ríos) se encuentran en estado de alerta ante la eventual luz verde que la empresa Colbún (Grupo Matte) podría obtener para retomar las faenas que debieron detener en 2011 por la ausencia de un estudio geológico que garantizara la idoneidad del terreno.

Durante la jornada del pasado viernes 4 de enero, los representantes de las diferentes carteras de gobierno y miembros de la Comisión de Evaluación Ambiental que se dirigieron a la zona para analizar las adecuaciones realizadas al proyecto , fueron recibidas por manifestantes que volvieron a esgrimir los argumentos con los que han defendido el territorio de los riesgos que acarrearía continuar con las obras:

La inestabilidad de los terrenos escogidos para la central se ha podido constatar con el derrumbamiento de varias secciones de cerros, situación que, además de representar un peligro para los trabajadores, ha motivado el desplazamiento de familias que han optado por abandonar el sector por miedo a nuevos derrumbes o inundaciones, teniendo como antecedente el caso de Alto Bío-Bío en 2006, donde las operaciones de las represas Ralco y Pangue ocasionaron 26 muertes por efectos similares.

 

La disponibilidad del agua es otro de los aspectos que busca protegerse, en tanto el río San Pedro abastece a distintas actividades económicas de la zona como es la agricultura, la ganadería y el turismo, siendo este último un polo de desarrollo sustentable que se ha visto incrementado durante la última década. Junto con esta relevancia productiva, se encuentra el carácter sagrado atribuido por las comunidades indígenas a las fuerzas espirituales representadas por la naturaleza y el consabido daño medioambiental.

Un entorno donde predomina el bosque nativo templado lluvioso, declarado Reserva de la Biósfera por UNESCO en 2007, es el hogar de miles de especies animales y vegetales que se verían profundamente afectadas por la disminución del caudal de la cuenca en que se sustentan, recortamiento de su hábitat y fuentes de alimento, desequilibrio de depredadores, contaminación y la modificación general de su entorno. Son estos elementos de causa humana los responsables de la desaparición de muchas especies, y fueron las causantes presuntas de la muerte de un pudú hallado en avanzado estado de descomposición en las inmediaciones de la construcción de la Central San Pedro durante la misma jornada de manifestaciones.

Vecinos de la zona advirtieron el hallazgo de las osamentas del ejemplar de este animal protegido, sobre lo que el Consejo de Defensa Territorial declaró: “El pudú es el animal emblemático del paisaje de conservación del valle en la región de Los Ríos, comuna de Los Lagos. Encontramos un ejemplar muerto en el lugar donde se realizaron las primeras obras de la central hidroeléctrica en nuestro río San Pedro. Mucha flora y fauna está muriendo por culpa de este proyecto”.

La misma organización sostuvo que la comunidad de Los Lagos no cesaría en su intención de poner por delante el bienestar de sus habitantes y de su entorno, y que volverán a manifestarse el próximo 22 de enero, cuando el proyecto sea presentado de manera pública a la comuna, encontrándose también con el rechazo expresado unánimemente por el concejo municipal, corroborado durante el mes de agosto tras la presentación que el organismo ambientalista realizó ante el cuerpo edilicio: “Institucionalmente hemos escuchado la presentación y tras ello, manifestado el rechazo a este proyecto hidroeléctrico que evidencia la tozudez de una compañía que busca sustento en terrenos donde la geología y la naturaleza se ha encargado de demostrar que es imposible que allí se pueda emplazar una mole que contendrá 30 millones de metros cúbicos de agua, transformándose en un riesgo para la población”, concluyó en la ocasión el concejal Aldo Retamal, de acuerdo a lo consignado por Diario Futrono.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *