Para los Oprimidos por: Carlos Candia Berrocal, el Ciudadano Candia

Vivimos una vida tan atribulada, que pareciera que siempre estamos frente a un momento crucial de la historia. No es tan descabellado pensarlo, la vida es una sola y no dedicarla a cambiar el estado material y concreto de nuestros pueblos es depresivo y quizá incluso irresponsable. Entonces nos encontramos constantemente, los y las compas, reflexionando y luchando en todos los frentes, y por eso mismo en pequeñas ciudades como Chillán, terminamos conociéndonos todos.

            Hoy enfrentamos una reconfiguración que nos tiene en la penumbra, tan alta es esta reconfiguración que hay quienes se quieren apartar de la gran chapa que es el “ser de izquierda”. Más allá de que salten las viejas críticas de siempre, lo importante es saber cómo desde estas nuevas identidades y formas de lucha podemos detener el avance nefasto del capital, cómo salvaguardar nuestro planeta y cómo cambiar aquellas construcciones sociales erguidas desde el conservadurismo, la religión judeo-cristiana, y cuanta otra basura construida para vigilar y castigar nuestros cuerpos, nuestro comportamiento, finalmente nuestro ser.

            En este cúmulo de cambios, a veces el camino se cubre de una niebla densa. Muchos no sabemos por dónde caminar y el fuego de nuestros corazones se vuelve tibio por las incertidumbres que en ocasiones se apoderan de nuestras convicciones. Por eso, y sin ánimos de justificar, sino de tratar de entender, vemos a líderes como Boric criminalizando aquellos actos que guardan en la izquierda cierta solemnidad, entendiendo que siguen siendo problemáticas  controversiales.

            La nebulosa es un escenario propicio para que el enemigo se esconda y nos distraiga con acciones que resultan mínimas. Eliminamos las bolsas plásticas en el supermercado por fin, pero mientras tanto, las investigaciones en Quintero, producto del daño medioambiental, se retrasarán hasta el año 2019. El capitalismo sigue triunfando en el plano de las grandes batallas de la humanidad y nosotros tenemos que resistir en este escenario confuso

            Otro grupo son las personas que buscan calzar en todos los movimientos. Los memes evidencia esta actitud hablando de los veganos, feministas, socialistas, pankis, animalistas, antiespecistas, pero no los podemos culpar: ¿Desde dónde miramos la realidad ahora que se nos reconfiguran los sujetos, ahora que entendemos la diversificación de la opresión? Es difícil señalar, ya no basta con los obreros y campesinos, ahora ellos, también son migrantes, negros, mujeres, niños, homosexuales, lesbianas, gordos, locos. Diversos, diferentes.

            Espero que en algún momento nos identifiquemos en este camino, sepamos el lugar que ocupamos en él y marchemos hacia la autodeterminación, hacia la reconfiguración, la igualdad de derechos y todas esas hermosas consignas que tiñen los lienzos. Ya pasará el tiempo de la incertidumbre. Desde esta tribuna que es de izquierda, pero quizá no, desde esta columna, tan solo espero poder luchar junto a mis hermanos y hermanas por la libertad de nuestros cuerpos, por la libertad de nuestro pueblo, por la libertad.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *