Proyecto Cero Basura: ¿Cómo Vivir Sin Generar Residuos?

 

¿Alguna vez te has preguntado qué cantidad de basura producimos los humanos? Según estimaciones del Banco Mundial, en Chile se generan casi 17 millones de toneladas anualmente, de las cuales solo el 10% de los desechos son reciclados. A nivel mundial la cifra total es de 1.300 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos, cifra que para el año 2025 podría verse incrementada hasta los 2.200 millones. Un fétido y letal regalo anual para la madre tierra.

Producir basura es terroríficamente sencillo: comprar en cualquier negocio o supermercado, preferir productos empaquetados, pedir comida o un café para llevar, fumar, ir al baño… El mundo está diseñado para producir basura, una práctica demasiado internalizada en la mayor parte de la población.

Ante esta situación, Gabriela Baeza, ambientalista mexicana licenciada por la Universidad Autónoma de México, se hizo la pregunta “¿puedo vivir sin generar basura?” En 2016 decidió cambiar su vida y orientar sus hábitos de forma que resulten más favorables para el planeta, comenzando a generar el mínimo posible de residuos en su vida diaria. Con ello, se sumergió en un estilo de vida que hoy en día es una tendencia viral: Zero Waste, que propone una participación activa en la lucha contra la contaminación evitando la mayor parte de la generación de desechos con el objetivo final de reducirlos a cero.

Desde ese momento, Baeza comenzó una importante labor de divulgación respecto a dicha tendencia y la necesidad de generar conciencia y librar nuestro entorno de contaminación con el blog Proyecto Cero Basura: “Para mí, descubrir este estilo de vida fue más como una cosa espiritual que me hizo estar muy en paz porque era una forma directa de decir ‘bueno, no voy a dejar un legado de basura…no puedo cambiar al gobierno ni a las empresas, pero sí puedo cambiar lo que estoy haciendo”.

¿Por qué todo tiene que estar empaquetado? ¿Por qué tenemos que cambiar de celular, auto, zapatos, sólo porque lo dicta la moda? ¿A dónde va a parar el kilo y medio de basura que producimos al día? ¿Por qué siempre te dan una bolsa de plástico?. De estas preguntas surgió su iniciativa, un blog narrando su vida en la búsqueda de evitar la generación de desechos que visibiliza y genera conciencia en torno al concepto Zero Waste: “Me gustaría dar a conocer que en realidad llegar a cero residuos no es una utopía; en verdad es posible hacer una sociedad sin basura, con la cooperación de todos. Esto implica que los ciudadanos de a pie hagan un consumo consiente y sustentable, y que las empresas le apuesten a innovar sus procesos productivos para ser más responsables con el medio ambiente”, expresó a México.com.

 

 

Zero Waste: ¿Qué puedes hacer tú?

Ser parte del cambio puede sonar una labor muy complicada, pero existen diferentes iniciativas que con el trabajo de muchos están cambiando esta realidad.

Durante la primera semana de Proyecto Cero Basura, Gabriela comenzó a comprar alimentos e ingredientes a granel, usando una bolsa de tela diseñada por ella misma en detrimento de las decenas de bolsas plásticas que una persona usa de manera generalizada cada semana. Llevó esta práctica a los mercados y grandes superficies, haciendo de ella una costumbre más en su nueva y sustentable vida. A ello le sumó diversos “trucos” como cambiar su forma de consumo, conservando la mayoría de los alimentos en botes de cristal, o cambiar sus utensilios higiénicos plásticos por unos fabricados con bambú.

La base de Zero Waste reside en la acción individual y Proyecto Cero Basura está pensado para inspirar al público a seguir los preceptos del movimiento. Para ello, Gabriela señala que, además de “estar muy consciente”,  la clave para que dicha iniciativa funcione es usar “las 5 R”.

Rechaza: mantente atento a que nadie te de algo que no quieres recibir como bolsas, bombillas o cubiertos desechables.

 

Reduce: pregúntate a ti mismo si realmente necesitas esos jabones o detergentes con tanto papel y plástico como envoltorio.

 

Reutiliza: compra cosas de buena calidad y no consumas de forma sistemática artículos efímeros.

 

Reincorpora: separa tus residuos orgánicos y haz compost para utilizarlo como fertilizante o energía.

 

Recicla: este es el menos saludable de todos los procesos porque requiere mucha energía y el impacto ambiental es muy alto, pero siempre habrá algún material dispuesto a ser reciclado.

 

Cumpliendo todos estos pasos, la basura generada por cada familia se verá drásticamente reducida. Lo cual, llevado a una escala mayor, supone un impacto gigantesco sobre el planeta.

 

Espacios corrompidos y claves para revertir la situación

La población está llevando al planeta a sus límites, situación que puede verse reflejada en la contaminación de nuestros mares, escasez de recursos naturales, el cambio climático, extinción de miles de especies y todos los problemas climáticos a lo largo del mundo que afectan gravemente a todos los seres que lo habitan. En una búsqueda común por revertir tal situación, Baeza propone alternativas como “regresar los recursos extraídos de la naturaleza a los procesos industriales, para así evitar la extracción de nuevos recursos. Así es como funciona la naturaleza. Debemos de aprender de los procesos naturales e imitarlos para poder sobrevivir como especie, y eso es lo que buscan corrientes como la economía circular, la ecología industrial y el decrecimiento”.

 

Si quieres cambiar el mundo, empieza contigo mismo

Tras casi tres años sin generar basura, para Gabriela, ese es el concepto más importante que descubrió gracias a Proyecto Cero Basura. “¿Qué es lo que nosotros estamos haciendo día a día?”. Su iniciativa también es un llamado a la población para que sea un partícipe activo en el cambio, siendo crítico con las políticas y medidas que obstaculizan un camino hacia un mundo libre de desechos y contaminación, pero siendo también consciente de que la inspiración de nuestros actos puede marcar una gran diferencia iniciando una revolución que empiece en la conciencia de cada uno de nosotros. Aunque al mismo tiempo señala la urgente necesidad de políticas públicas: “Se necesita un cambio de paradigma que permee a las políticas públicas, porque estas se enfocan en qué hacer con el residuo una vez que lo tiene y no se trata de ir a la fuente: restaurantes, comercios, negocios…”.

 

Si quieres conocer más sobre su estilo de vida y lograr disminuir tu huella contaminante, puedes seguir sus consejos en su canal de YouTube o en su cuenta de Instagram.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *