Red de Humedales Bio Bío celebra el día mundial de un ecosistema en resistencia

A orillas del mar Caspio (Irán) se celebró en 1971 la Convención Relativa a los Humedales de Importancia Internacional, conocida  de manera abreviada como Convenio de Ramsar, firmado el 2 de febrero de ese año por diferentes países, entrando en vigor en diciembre de 1975 (1981, en el caso de Chile) y teniendo como principal objetivo «la conservación y el uso racional de los humedales mediante acciones locales, regionales y nacionales y gracias a la cooperación internacional, como contribución al logro de un desarrollo sostenible en todo el mundo».

A casi 50 años de este hito, la Red de Humedales Bio Bío, invita a conmemorar el Día Mundial de los Humedales con actividades orientadas a ayudar a concientizar, educar ambientalmente, y alertar sobre la importancia de detener las proyectos que amenazan estos ecosistemas, poniendo el énfasis en la necesidad de avanzar hacia un cambio constitucional que ampare mejores instrumentos de protección ambiental, en reflejo de los intereses de la comunidad y del valor intrínseco de la Naturaleza.

Herramientas como la reciente Ley 21.202 de protección de humedales urbanos (publicada en el diario oficial el 23 de enero de 2020), mediante la que se busca frenar la indiscriminada expansión inmobiliaria sobre estos espacios naturales, “podría ser efectiva solo si existe voluntad política y se rediseñan los Planes Reguladores con influencia real desde la ciudadanía”, advierten desde la organización, poniendo en evidencia la indiscutible relevancia de la participación de agrupaciones, redes y personas comprometidas con la defensa y recuperación de los ecosistemas, la investigación, la formación de conciencia ambiental, en la promoción de un buen vivir social y natural.

“En nuestra región convivimos con un paisaje transformado por la urbanización acelerada y equivocada, el monocultivo forestal y la industria de la celulosa, la sobreexplotación del mar y su contaminación por descarga de Riles, termoeléctricas y grandes centrales hidroeléctricas que degradan nuestros territorios y ecosistemas”, enfatizan los activistas, argumentando que “los Humedales son, junto a remanentes de bosque nativo y bolsones de vida marina, la última línea de defensa de la naturaleza frente a la extinción. Su rol es fundamental en la preservación de la biodiversidad, por ser refugio de una gran cantidad de especies y aves residentes y/o migratorias, por mantener la diversidad genéticas, proteger la fertilidad del suelo, almacenar agua y regular su ciclo hídrico. Actúa además como zona de contención ante crecidas y tsunamis; son  grandes reservorios de carbono para mitigar el calentamiento de la Tierra, y filtran sustancias contaminantes”.

Una relevancia que se enfrenta a la paradoja de ser estos unos de los ecosistemas más degradados a nivel mundial y nacional, expuestos a gravísimas amenazas antrópicas (producidas por el ser humano), como es el caso de los micro-basurales clandestinos, la contaminación del agua por hidrocarburos y desechos domiciliarios, introducción de especies invasoras y abandono de la fauna doméstica, la nula planificación de la expansión urbana y otros muchos factores que empeoran la crisis ecológica y climática que científicos y la propia red califican con “caraterísticas de terminal”.


“Año tras año vemos cómo se intensifican los problemas de contaminación en zonas de sacrificio y en todos los territorios, pérdida de biodiversidad, frecuencia e intensidad de incendios, sequía y conflictos socio-ecológicos”, señalan entroncando con el estallido social que atraviesa el país: “La crisis social también es por el medioambiente, y como sociedad civil y pueblos ya nos cansamos de convivir con decisiones de la clase gobernante que no nos representan y con una cultura empresarial de saqueo, de mercantilización y abuso sobre nuestro patrimonio natural, personas y comunidades (…) Esto apunta a crear un nuevo modelo de desarrollo sustentable, integrador a nivel social, económico y ambiental, que también sea efectivo, con participación ciudadana vinculante y medidas robustas que satisfagan las necesidades de alimentación, vivienda, generación y utilización de energía, gestión de desechos, consumo de agua y resguardo de la biodiversidad en tiempos de cambio climático”, apuntan.

Las actividades programadas por la Red en Concepción son el seminario “Autogestión de Humedales Urbanos desde la Ciudadanía”, a cargo de Luisa Valenzuela (Humedal Vasco da Gama) y Jorge Escobar (Fundación Humedales de Bogotá), que tendrá lugar en el Museo de Historia Natural este miércoles 29 de enero a las 18:00 horas y, por otra parte, el propio 2 de febrero, la invitación es para el Carnaval de los Humedales, que a partir de las 15:00 horas en el sector Cascada del Parque Ecuador, contará con stands informativos y una feria de emprendimientos, como preámbulo del pasacallles que trasladará hasta Tribunales el color y la alegría de la lucha ambientalista (16:00 horas).

Más información

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *