Red la Red Nacional Pro Ley de Arbolado Urbano: «El arbolado es sustento de la biodiversidad en la ciudad y nosotros somos parte de ella»

Los Amigos de los árboles y ecosistemas de La Serena, el Comité Ambiental Comunal de Villa Alemana y la Agrupación Socioambiental de Chillán son algunas de las 16 organizaciones, representantes de un total de 8 regiones, que actualmente se encuentran formando la Red la Red Nacional Pro Ley de Arbolado Urbano, autores del Proyecto de Ley presentado al Ejecutivo en 2018, que busca proteger y poner en valor el arbolado de las ciudades, considerando su importancia como seres vivos fundamentales en ámbitos tan diversos como la biodiversidad, la descontaminación, el tejido social y la salud.

Cargando consigo la experiencia de trabajos a nivel local y la participación de un significativo grupo de profesionales de diversas especialidades, se han concentrado en la elaboración y difusión de esta iniciativa que nace en el seno de la sociedad civil, con la vista puesta en experiencias internacionales de territorios con un largo historial ambientalista y sus efectos positivos sobre el entramado al que se suman los árboles como elemento indispensable.

Animados por hitos que durante el mismo año pasado significaron un avance en el posicionamiento medioambiental en diversas zonas del país (fallos favorables a recursos de protección, denuncias en contra de talas y podas improcedentes por parte de empresas y municipios, etc.), esperan tener prontas novedades que permitan la implementación de medidas que hagan posible profundizar la “Ley Arbolito” anunciada durante el mes de junio por el Ministerio de Agricultura, generando un marco que asegure el manejo adecuado del patrimonio verde de las ciudades, y un tránsito hacia ciudades más sostenibles.

Como indica la organización, Chile no cuenta con políticas nacionales de áreas verdes ni de arbolado urbano, permitiéndose mediante esta omisión que el déficit de áreas verdes supere el 60%, que no exista una inversión pública oportuna en infraestructura verde y que los árboles existentes padezcan una gestión pésima.

Sobre todas estas aristas profundizó Cecilia Michea, vocera del organismo:

 

  • ¿Perciben en aumento de una que relacione el patrimonio arbóreo y la calidad de vida?

    El árbol hoy es un “bien de uso público”. Como tal, es tratado en beneficio de los objetivos trazados por los municipios y el ciudadano común copia esta actitud. Observando las redes sociales nos damos cuenta que para algunos cuesta asociar calidad de áreas verdes con calidad de vida…
    Debemos cambiar la forma de planificar nuestro Arbolado Urbano y trazar objetivos claros de infraestructura de salud pública.

    No hay que ser profesional del área para cuestionarnos que si un árbol absorbe contaminantes es muy deficitario que no esté incluido en los planes de prevención y descontaminación del aire tan urgentes para ciudades altamente afectadas como Temuco, Chillán o las comunas de la Región Metropolitana.
    Y si como sabemos, la presencia de árboles aporta a nuestro equilibrio y salud mental ¿por qué cada vez pierden más presencia dentro de  las ciudades?  
    Si bien la campaña que hemos desarrollado nosotros, que tiene un alto componente de difusión, y el trabajo que han desarrollado otras organizaciones, han permitido impulsar este  tipo de reflexiones, creemos que falta profundizar aún más, que se comprenda que el arbolado es sustento de la biodiversidad en la ciudad y que nosotros somos parte de ella.

 

  • ¿Qué motivaciones encontramos tras la necesidad de organizarse por la defensa del arbolado urbano a través de propuestas sólidas?

Ante la urgencia ambiental que vivimos, la pasividad ya no es opción. La acción climática es el camino para restaurar el equilibrio perdido de la naturaleza en las ciudades.
El mal manejo del arbolado urbano ha sido por mucho tiempo causante de un dolor profundo en nuestros integrantes, que se manifiesta en el enfoque de nuestro trabajo: Lograr una protección efectiva e integral del patrimonio arbóreo, para la construcción de las ciudades sostenibles que tanto necesita el país.
La reiteración del maltrato hacia nuestro patrimonio arbóreo a lo largo de todo Chile es indicativa de la ausencia de políticas públicas coherentes con las necesidades ambientales de los ciudadanos.

 

  • Y en esa línea va la propuesta desarrollada por ustedes como organización, apoyada por especialistas y que viene a complementar la iniciativa legislativa presentadas por el ejecutivo…

Cuando una comunidad logra empatizar con su entorno es iniciar un  proceso en esa línea, que la enriquece. Sin embargo es indispensable asociar a ese trabajo y sentir, la validación de  los profesionales adecuados a la problemática que enfrenten. Anhelamos el pronto ingreso de nuestro Proyecto de Ley al Parlamento, y también estamos expectantes del resultado del trabajo del Ministerio de Agricultura con la Ley Arbolito. Esperamos que ambos puedan resolverse este mismo año.
A partir de la entrega de nuestra Propuesta de Ley, hemos solicitado a diversos profesionales que revisen el documento en busca de su perfeccionamiento, a la espera de ese momento. Paralelamente propusimos al Gobierno el trabajar una Ordenanza de Áreas Verdes y Arbolado Urbano tipo, que permita que los Municipios se nivelen en la materia.

Independiente a si nuestras propuestas so no no acogidas, tenemos claro que nuestro trabajo continúa, porque creemos que es urgente y necesario lograr una protección efectiva hacia el  arbolado urbano en el más breve plazo, y en esa línea esperamos contribuir al fomento de la infraestructura verde en nuestro país.

 

  • ¿Cómo debiese cruzarse cualquier legislación respecto al arbolado urbano, en particular la que proponen, con la educación socioambiental? La educación ambiental fundamentada en la valorización de la naturaleza, es un concepto de vida difícil e indispensable de enseñar. No es algo que pueda esperar y creemos que ya debiese estar siendo impartida en los colegios.

Nuestra propuesta de ley vincula la educación ambiental al Ministerio de Agricultura, cito:
“El Ministerio promoverá, además, campañas educativas destinadas a la transmisión de conocimientos, hábitos y conductas que tiendan a la protección, valoración y cuidado del árbol. En ese sentido, coordinará con el Ministerio de Educación la incorporación de contenidos en el proceso educativo, en sus diversos niveles, referidos a la valoración de los árboles urbanos como seres vivos vegetales que forman parte importante del ecosistema urbano, así como su significado para la calidad de vida de la sociedad y sus ciudadanos”.

Es indispensable estimular un cambio de actitud, elevar la sensibilidad de las personas ante la problemática son temas que abordamos en  nuestra campaña, con cercanía a la gente , donde el equipo técnico da respuestas a sus inquietudes… Eso es educación ambiental y va asociada a nuestra labor.

Creemos que todas las personas son potencialmente capaces de conectar con los árboles, comenzando por pensar en ellos como seres vivientes,  comprendiendo que tienen necesidades que deben ser cubiertas de agua, luz, nutrientes… Es importante permitirnos vivir la experiencia de caminar debajo de ellos, de plantar, cultivar, de estar a cargo de sus cuidados.

Conoce el Proyecto de Ley.

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *