Reflexiones En Torno al Mes de la Fotografía

“Ningún sol estival logrará nunca disipar la total oscuridad vertida en los periódicos, que vomitan en una mala prosa los sucesos inmundos y violentos que la estupidez nos impide prevenir.
Nuestra tierra es un lugar triste, pero por esta tregua especial, tan sosegada y sin embargo tan festiva, gracias, gracias, gracias” escribia W. H. Auden en 1972 y hoy recogemos sus palabras para agradecer a la que hoy, más que nunca, sentimos como nuestra comunidad.

A comienzos de agosto, como quien tira una piedra al mar calmo esperando ver pequeñas ondas en la superficie, invitamos a quienes nos siguen a través de las redes sociales a celebrar el Mes de la Fotografía, sin imaginar la marea que recibiríamos de vuelta.

Hoy concluyen estos días en que correo tras correo, nos hemos sorprendido y emocionado no solo por la generosidad  de compartir, sino también por la forma en que el trabajo de los participantes fue tan profundamente respetado y valorado.

En prácticas llenas de belleza y talento, como cada una de las fotos que pudimos publicar gracias a ustedes, fuimos capaces de escuchar la voz de quienes detrás de su cámara nos quisieron contar una historia. A veces el autor fue nuestro amigo y otras un desconocido que vive a varios kilómetros pero, sin distinción, durante un mes estuvimos juntos, apoyándonos y siendo cómplices.

Una parte crucial del cambio de paradigma que estamos viviendo como sociedad en crisis, aquella palabra que nos enfrenta a una necesaria muda de hábitos y condiciones en las que nos relacionamos con los demás, pasa por el ejercicio activo de la empatía. El arte, con su sola presencia, nos predispone a esta apertura. Crearlo, compartirlo y utilizar los medios que están a nuestra disposición en la era en que con facilidad podemos sentirnos perdidos y sobrepasados por el ostracismo al que tendemos gracias a un modelo que nos consume, nos permite levantar una bandera en mitad de ese océano revuelto y solitario para decir “estoy aquí, soy como tú”.

Muchas gracias por animarnos también a seguir adelante y permitirnos tener un lugar en su día a día.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *