Roller Derby: Chillaronlleras Decididas a Defender el Trono por Tercer Año Consecutivo

Desde el mes de enero, tras un breve descanso luego del campeonato anterior, las jugadoras del equipo femenino de roller derby de Chillán, “Chillanrolleras”, vienen preparando su participación en el Torneo X, que este 2018 celebra su cuarta versión.

Durante agosto, septiembre, octubre y noviembre deberán defender el título que han logrado traer a casa dos años consecutivos, siendo Osorno la ciudad donde se disputarán las primeras fechas este sábado y domingo.

 

El equipo chillanejo que vive su quinto año de existencia, se reconoce como el favorito en este nuevo desafío, sin perder de vista las dificultades que acarreará esta edición del torneo: Los equipos avanzan mucho y los grupos que recién comienzan su trayectoria, logran nivelarse con los más experimentados entre temporadas. Un ambiente de competitividad deportiva que asumen desde la alegría y el sentimiento de pertenencia que este deporte aún incipiente en Chile, logra imprimir en sus participantes: “Somos como una gran familia extendida, nos encontramos en todas las instancias y puede que a veces no vayamos a jugar, pero vamos a apoyar en lo que se pueda”, comparten.

Lo que comenzó como una liga exclusivamente femenina, se expandió al poco tiempo con una rama masculina compuesta principalmente por parejas, familiares y amigos de las jugadoras. Juntos, enfrentan las dificultades de practicar un deporte minoritario, las que van desde la falta de auspicio hasta el desconocimiento que reduce desde la posibilidad de atraer afición hasta conseguir espacios donde practicar, dado un miedo generalizado a que deterioren la superficie de las canchas, elemento crucial en su preparación, por lo que agradecen a la Municipalidad de Chillán el facilitarles las instalaciones del complejo Quilamapu durante varias horas a la semana: “El único apoyo que tenemos es de la municipalidad, gracias a ellos existimos, porque si no, no tendríamos dónde entrenar. Nos ayudan con la gratuidad de la cancha. Si tuviésemos que pagar un espacio costaría al menos $200.000 al mes y es un gasto que no podemos asumir”. Del municipio también esperan poder obtener una subvención extraordinaria que les permita afrontar los viajes y las estadías que implicará el torneo que se avecina, un gasto que estiman por sobre los $4.000.000.

La falta de financiamiento ha impedido que la bicampeonas puedan representar al país en desafíos mayores: “Siempre hemos tenido como meta jugar afuera. Hay muchos torneos a los que no hemos podido ir por falta de recursos. Hemos jugado con equipos que se consideran entre los mejores, como en junio que jugamos en Viña un cuadrangular contra  Argentina y ganamos nosotras, pero siempre nos pasa lo mismo”, lamentan las exponentes de una disciplina que a nivel local ha aporta 6 seleccionados nacionales a la liga masculina y 2 a la femenina, marcando también la presencia internacional de un deporte que se abre camino a base de esfuerzo y pasión.

Abiertas a recibir apoyo de empresas, instituciones y particulares capaces de valorar el potencial de un deporte inclusivo en el que chillanejos y chillanejas se lucen con soltura, también están constantemente disponibles a sumar participantes para esta disciplina orientada principalmente a adultos a partir de los 20 años. El roller derby se caracteriza por ser un deporte para todos, ya que las condiciones físicas no son limitantes a la hora de practicarlo, en efecto, el único requisito es no tener miedo a las caídas: “Es algo que también se aprende, lo más importante es que te guste practicar algo nuevo y ser parte de un equipo”, reseñan las jugadoras, quienes participan también del apoyo a quienes muestran interés en adquirir formación como patinadores, árbitros y jugadores: “Hay gente que cuando chica patinaba y de adulta añora el subirse a unos patines. Nosotros podemos darle la oportunidad, ayudarlos a reencontrarse con el patinaje, con el compromiso de que después nos apoyen con el arbitraje”, señalan.

Esta retribución por parte de quienes reciben formación desde cero, equipos facilitados con posibilidad de compra de segunda mano a precios rebajados, etc., es vital para el desarrollo del deporte. Sin árbitros no pueden haber partidos y es uno de los elementos que constantemente requieren equipos chillanejos.  En efecto, por cada partido se necesitan 10 árbitros en patines y otros 10 sin patines. Cada equipo debe cumplir con una cuota de árbitros para sumarse a los campeonatos, puestos en los que deben ir rotando por ser aún un número reducido de participantes, situación que hace menos estable su capacidad para enfrentar en igualdad de condiciones a los rivales y los motiva a llamar con el mismo énfasis al reclutamiento de jugadores y jugadoras. 

Todo aliento y apoyo que la comunidad pueda entregar al equipo que está a las puertas de su tercer campeonato nacional, reforzará el ánimo de estas poderosas deportistas llenas de entusiasmo y sueños a seguir reuniendo sus fuerzas e ingenio para asumir su objetivo con el profesionalismo y la excelencia que las caracteriza. 

Síguelas en sus redes, acompaña su evolución y crecimiento: 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *