Roncalli: El primer circo sin animales, con animales Foto: rundschau-online

La presentación de Justin Timberlake en el show de medio tiempo de a  Super Bowl 2018 (Minneapolis, Minnesota) incorporó un particular elemento que fue la fuente de inspiración para el director del circo alemán Roncalli, Bernhard Paul (71), quien encontró en la proyección holográfica del fallecido músico Prince, una ansiada respuesta.

«Tenía el deseo de mostrar animales en el circo de una manera poética y moderna. Cuando vi en la Superbowl a Justin Timberlake cantando con Prince, que ya ha fallecido, me impresionó mucho la técnica holográfica y me adentré en ella”, ha declarado Paul, quien ya llevaba tiempo buscando poner en marcha la idea que logró en colaboración con el director digital Markus Strobl: Una escena holográfica de 300 grados.

 

500.000 euros fueron invertidos en 11 proyectores láser Optoma ZU850 equipados con lentes de largo alcance y distribuidos estratégicamente en una carpa de 32 metros, cuidando al milímetro los aspectos técnicos, buscando ofrecer la mejor calidad que permite la tecnología conocida , para lograr una experiencia de inmersión para el espectador.

“Todo el mundo sabe cómo se ve un elefante hoy, no es necesario mostrarlos (…) Por supuesto, que un show de hoy en día tiene que contar con efectos técnicos increíbles, pero eso no es suficiente por sí mismo, tenemos que lograr tocar el corazón de las personas» comentó para Zeit, el director del circo que hoy mide la calidad de su espectáculo  con grandes compañías de circo como el “Cirque du Soleil”, prescindiendo del maltrato animal, pero no de la belleza de caballos, elefantes, peces y otras especies que las proyecciones reproducen con gran realismo su imagen y movimiento.

 

 

«El circo se ha reinventado en su historia, siempre ha usado la última tecnología» sostuvo para el mismo medio, quien además, remarcó la que esta colosal conversión ha ido de la mano con la incorporación de cambios afines al correr de los tiempos, como la incorporación de menús veganos y la eliminación del plástico desechable en los productos ofrecidos en la feria y stands de alimentación.

«Roncalli no sería posible si solo estuviéramos haciendo circo», precisa el director apuntando también a la necesaria diversificación a través de la que explica una trayectoria de más de 40 años en el rubro del espectáculo itinerante. Así, la compañía complementa las funciones con mercados navideños, cenas con varieté artística, galas, participación en cruceros y otras aristas que aportan a sufragar lo que condisera “un circo de lujo” que genera 150 empleos y reporta 21 millones de euros recorriendo ciudades grandes y medianas de marzo a diciembre.

Roncalli logra conjugar la tradición y el amor por las artes circenses con la tecnología y el recuerdo agridulce de un pasado que poco a poco se despide de los escenarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *