Se quintuplica la inversión en proyectos que atentan contra el territorio chileno durante la pandemia

El Observatorio Latinoamericano de Conflictos Ambientales, OLCA, compartió esta semana su segundo “Informe sobre ingreso abusivo de proyectos al SEIA en tiempos de Pandemia”, elaborado en base a datos del Servicio de Evaluación de Ambiental referentes a los años 2018, 2019 y 2020, desde el 1 marzo al 31 de mayo.

El informe “surge ante la necesidad de saber lo que está pasando con la evaluación ambiental de los proyectos de inversión durante el tiempo de pandemia, considerando el Estado de Excepción y las distintas políticas y medidas sanitarias que establecen restricciones y limitaciones al normal quehacer de las y los profesionales y funcionarios del Estado” y pretende demostrar la irresponsabilidad de la gestión pública y privada en materia de Medio Ambiente.

El documento alerta sobre la imperiosa necesidad de frenar la explotación de recursos que, constantemente, juega en contra de la vida de millones de personas y sus derechos en Chile. De esta manera, se ratifica un enorme aumento en la presentación de proyectos que atentan contra el Medio Ambiente y los entornos naturales del país.

Entre el 1 de marzo y el 31 de mayo de 2010 se presentaron 237 proyectos de este tipo, mientras que en el mismo periodo de los años 2018 y 2019 se presentaron 118 y 103 respectivamente.

“Si no somos capaces de proteger el medioambiente ante la intervención humana, será la naturaleza la que se encargue de hacerlo. No obstante, esto no quiere ser comprendido por el gobierno y una parte del empresariado, que fragilizan y sobrecargan la de por sí ya débil institucionalidad ambiental chilena, para, en contextos de pandemia, viabilizar proyectos resistidos por las comunidades que habitan los territorios y por todas aquellas personas que creen en la importancia de los derechos humanos, indisolublemente ligados a los de la naturaleza”, señalaron desde el Observatorio. 

 

Inversión

La diferencia en cantidad de inversión, entre los dos años anteriores y el actual, presenta una brecha aún más notoria y significativa. En 2018 el monto fue de US$ 3.642 millones, en el 2019 de US$ 3.260 millones y, en cambio, en el 2020 la cifra salta a un total de US$ 17.603 millones.

Es decir, en el 2020 el monto de la inversión fue más de 5 veces la cantidad del promedio de los dos años anteriores.

 

Conclusiones

No hay explicación económica en el marco de la pandemia, que justifique el ingreso de más del doble de la cantidad de proyectos, y menos que se haya elevado más de 5 veces la cantidad de inversión. Todas las señales de carácter económico inducirían a pensar lo contrario.

El volumen de proyectos y los montos de inversión ingresados al Sistema de Evaluación de Impacto Ambiental (SEIA) en pandemia, muy superior a tiempos normales, constituye un abuso empresarial y una complicidad gubernamental. Claramente, es posible sospechar que una gran cantidad de proyectos, que incluso con parámetros laxos en tiempos de normalidad habrían tenido que ingresar como Evaluación del Impacto Ambiental, están aprovechando la ventana para hacerlo como Declaración de Impacto Ambiental, mucho menos riguroso, en un intento por eludir niveles de evaluación ambiental un poco más exigentes. Con esto se está aprovechando un momento de debilidad de la institucionalidad para obtener permisos ambientales con deficitarias evaluaciones, y lo más grave e importante, sin la posibilidad que la ciudadanía o los territorios afectados puedan ejercer sus derechos frente a estas.

 

Accede al informe completo aquí

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *