Sentido común: Luchamos Juntos o Nos Matarán por Separado por: Pablo Rivas Díaz

Foto: Grafitti. “Cada mañana me levanto del lado incorrecto del capitalismo”

Cuando Beatriz Sánchez casi le ganó a Guillier en las pasadas presidenciales, entre la izquierda se habló del fin de la transición, de la emergencia de nuevos aires, de cambio. La Concerta disfrazada de nuevo nombre vio como la desconexión con la gente le pasó la cuenta y nosotros celebrábamos el acto de abrirse paso en la disputa del sentido común. Ahora me pregunto ¿Qué tanto disputamos el sentido común? Mal que mal, ganó la derecha.

Hoy tenemos a Santos en Colombia, Viscarra en Perú,  a Macri en Argentina y a Piñera en Chile, a Jair Bolsonaro ganando por amplio margen en Brasil y al neofascismo avanzando a paso firme por el continente. Creo que es un llamado de atención lo suficientemente potente como para asumir que algo estamos haciendo al revés.

Deberíamos dejar de mirarnos los pies o el ombligo, levantar la cabeza y retomar la acción, no puede ser que se funden avanzadas fascistas que mal entienden la patria y que la izquierda esté en la eterna disputa de quién tiene mayor vocación de pueblo y quien es más revolucionario. Hoy necesitamos un programa que nos permita hacer eco de lo que el pueblo pide, porque para ser pueblo hay que estar en el pueblo.

La izquierda está desenfocada y cual crisis moral de la república, nos deshacemos en cuestiones que solo le importan a la izquierda; el fascismo avanza por América Latina y nosotros estamos de brazos cruzados, simplemente compartiendo memes, comentando en RRSS, sufriendo cual millenials o dando opiniones en estados de Facebook que nos importan solo a nosotros y entre nosotros, olvidándonos que la lucha se lleva a cabo más allá de una pantalla, que disputar el sentido común es más que simplemente dar una opinión desinformada o desenfocada, que hablar por redes sociales, que ir al evento a sacarse una foto, a subir una selfie sin siquiera marchar. Tenemos que dejar de hacer misa a los convencidos, o  ¿es que acaso van a misa los ateos? La verdad es que no.

Si queremos que todo vaya mejor, recuperar la dignidad, debemos tomar lo público, construir nuestro espacio, salir a la calle, sumarnos a los sindicatos, estar en centros de estudiantes, ir a las reuniones de juntas de vecinos, clubes deportivos, armar colectivos, militar en algún partido, cuestionar nuestra realidad. La estrategia es simple, recordar que somos seres sociales más allá de una pantalla, que la lucha está en los diferentes espacios de la sociedad dentro y fuera de la casa y en nuestro quehacer individual. Hoy necesitamos que quienes compartimos la creencia de que podemos tener un futuro mejor, nos organicemos, tenemos la responsabilidad de aportar un poquito al mundo, de cualquier forma, que el objetivo sea el bien común, el más escaso de los bienes.

No debemos olvidar que nos debemos a nuestra tierra, a nuestros caídos, a nuestra gente, que el partido es una herramienta del pueblo, que no basta con discutir tesis entre nosotros si no le harán sentido a ese pueblo, que no basta con juntar nuestros pocos esfuerzos por ganar un cargo si perdemos las calles, pero ante todo que al fascismo no se le discute, se le destruye y que o luchamos Juntos o nos mataran por separado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *