Sin Pausa: La Propuesta Que Hermana La Música y Las Artes Visuales Se Estrena Con Una Sesión Acústica De Fernando Reyes

Pocas horas faltan para el lanzamiento de un proyecto de energía colectiva, autogestionado y generoso, que por sobre todo da cuenta de un inspirador sistema de cooperación en el mundo de la cultura y las artes.

Se trata de Sin Pausa, un proyecto Audiovisual orientado a apoyar el ímpetu de los músicos, particularmente de aquellos que defienden sus propuestas desde Ñuble y Bio Bío. A través de sesiones musicales y capítulos en profundidad, esperan dar a conocer la realidad, la calidad y la trayectoria de quienes pasen por este espacio concebido como una herramienta de difusión, que actúe de puente entre artistas y espectadores.

Para hoy a las 21:30 horas, tienen prevista la publicación del primer episodio, correspondiente al registro de una sesión acústica del cantautor Fernando Reyes. Conversamos con los talentos tras las cámaras, Fabián Rubilar y Cristian Acuña, quienes junto a Pablo Ubal, el “Mono Submarino”, materializan este proyecto sinérgico:

“La autogestión imprime un sello en nosotros como proyecto y en los músicos locales. Hemos tenido que ir educándonos en ese sentido”, reflexiona Fabián, quien también es un activo miembro de la comunidad musical. De la debilidad que significa la falta de espacios y de apoyo institucional para el desarrollo de proyectos culturales, han logrado extraer lo que se transforma en su principal virtud: la libertad. 

“Hemos presentado esta iniciativa a diferentes instancias institucionales, pero no hemos encontrado acogida. Es una constante la falta de interés por parte de los organismos públicos para invertir en cultura, pero a nosotros sí nos interesa, y hacer algo desde nosotros, nos permite no debernos a nadie más que a los mismos chiquillos (los músicos) y tener la libertad completa para generar un producto que le acomode a las bandas y eso es muy motivador”, señaló Cristian.

Ambos son amigos desde la enseñanza media y conocieron a Pablo solo para coincidir en inquietudes que cargan desde su adolescencia: “Tenemos muchas cosas en común, en nuestra formación familiar y de donde venimos. Yo creo que eso influye caleta en para dónde vamos y para dónde queremos llevar el proyecto, que en realidad no tiene que ver con lucrar, sino con un interés meramente artístico y de poder entregar herramientas a los demás” comenta Cristian, reafirmado por Fabián, quien declara que no está dentro de sus intereses que Sin Pausa los convierta “en famosos, solo queremos mostrar lo que se está haciendo, esta esencia común y la frescura con la que se compone y se produce música en nuestra zona”.

En efecto, los tres jóvenes descartan la posibilidad de obtener beneficios económicos a través de la iniciativa, coincidiendo en que “es algo que determinamos en el comienzo, y para cambiar tendríamos que conversarlo muy en profundidad, pero por ahora es inviable porque como equipo tenemos que equilibrar los estudios y los proyectos que cada uno desarrolla de manera independiente, además no es nuestro objetivo con Sin Pausa”.

Su visión sobre el arte y la producción artística es igual de libre, lo importante para ellos es “lograr comunicar el mensaje, y ponerlo por delante de la necesidad de la fama o el dinero porque son cosas que nacen de un lugar diferente de donde nace el arte”, una expresión tan humana ante la que se plantean sin sesgos en cuanto al género que practiquen quienes estén interesados en participar en una convocatoria que permanecerá abierta permanentemente y para la cual basta comunicarse con ellos a través de Facebook, Instagram o el correo electrónico <sinpausaprograma@gmail.com> para entrar en el proceso de selección y grabación de sesiones con las que además se espera recorrer y dar cuenta del circuito de espacios abiertos a las manifestaciones culturales en la capital de Ñuble.

 

 

Reconocen las redes sociales como un gran aliado para esta nueva generación de artistas y gestores, y es, en efecto, a través de su página de Facebook por donde realizarán las entregas semanales de las piezas audiovisuales.

Tras el primer músico en pasar por delante de sus cámaras, Fernando Reyes, evalúan el inicio de esta experiencia como “muy bonita. Al ser nuestra primera sesión también se trataba de un desafío grande, porque queríamos que el músico se sintiera cómodo en el espacio y que fuese un trabajo bien prolijo. Creemos que el resultado fue muy bueno y fue un trabajo súper grato, tenemos muchas ganas de seguir”. De acuerdo con esta apreciación estuvo Fernando, quien además quiso dedicar unas palabras al equipo de Sin Pausa el el día del estreno:

 

 

 

“Muchos músicos ven frustradas sus carreras y terminan por retirarse a pesar del esfuerzo, la perseverancia y la calidad que tengan, simplemente porque no existieron canales de difusión que les entregaran los espacios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *