Solidaridad y trinchera: Bloque Disidente presenta inédita varieté a beneficio de familia chillaneja

Recientemente inaugurado, el nuevo local de La Aldea será el encargado de acoger la Varieté Solidaria gestada por el Bloque Disidente en apoyo del delicado momento económico que atraviesa la familia propietaria de la florería más antigua de Chillán, emplazada frente al cementerio municipal, destruida por un incendio a fines de 2019.

“Perdieron tanto la inversión de años como mercadería recién comprada. Para poder rearmarse pidieron préstamos, como hacemos el común de las personas pobres y las que vivimos con la tarjeta de crédito, y se endeudaron. Les ha costado volver a salir a flote, pero siguen haciéndole empeño, se armaron con un toldo y con algunas cosas básicas”, explica Ardi, tras la coordinación del evento con el que recaudarán fondos este 31 de enero a las 20:00 horas, dando inicio a la parrilla con una obertura de estilo burlesque.

Hasta av. Libertad #735, trasladarán un cuidado programa que además tiene el valor de lo inédito, al presentarse disciplinas y propuestas poco exploradas en los escenarios locales: “Creemos que algo como este show disidente es algo nuevo para Chillán, donde han existido espectáculos más bien comerciales en discotheques. Nos preocupamos de preparar un show súper interesante, una propuesta artística más de trinchera”, cuenta Ardi, con quien aprovechamos de profundizar en los conceptos detrás de la estructura del evento: 

 

  • ¿Es ese arte “más de trinchera” lo que define a un show disidente?

El arte que producimos no es el arte reconocido, no es el de la academia, sino que tiene un discurso diferenciador que por encima de todo, nace de la necesidad de visibilizarnos como disidencias sexuales, de decirle a la gente que existimos y que estamos entre ellos. Pasa también por recuperar el espacio público que se nos ha negado a lo largo del tiempo y que, particularmente ahora es fundamental, porque en una oportunidad en la que todos deben reclamar su lugar.

 

  • ¿Te refieres al contexto social?

Claro, y como Bloque nos agarramos de eso, aprovechamos el estallido conscientes de la necesidad de estar presentes, y de “reeducar” al cis hétero en cosas como el lenguaje o las dinámicas de discriminación-inclusión, porque así se va generando respeto. De todos modos, y en mi caso en particular, percibo que la gente ha ido cambiando su mentalidad. Volví a Chile después de bastante tiempo y fue muy reconfortante encontrar esta nueva energía que también se traduce en intervención del espacio, si pensamos que hay muchos, jóvenes sobre todo, trans y queer que pueden tener un aspecto que sea un poco “chocante” para el común de la gente.

 

  • ¿Entonces la visibilidad se transforma en un mecanismo de resistencia? 

Sí, y de reivindicar nuestra existencia y nuestra validez, y es algo que no solo nos atañe a nosotres como disidencias, sino que se ve también con la forma en la que se ha manejado el tema de la nueva Constitución. Parecieran no ser relevantes escaños reservados para los pueblos originarios u otros casos, como el nuestro, ni siquiera contemplados, no existimos para los poderes fácticos y por eso nos revelamos a través de la visibilización.

 

  •  ¿Cómo han vivido este activismo que además parece tener un componente de identidad de clase y de apoyo comunitario? 

De manera increíble. Como comentaba, viví muchos años en el extranjero y volví muy con muy pocas expectativas a Chile, pero un día ocurrió este estallido y supe que tenía que estar en la calle como todos los que hemos estado desde entonces, surgiendo la oportunidad de reencontrarnos, organizarnos y unirnos. Particularmente con el Bloque Disidente hemos realizado muchas actividades que esperamos prontamente sacar de la plaza y trasladar hacia las poblaciones… Todo este proceso ha sido tremendamente interesante y motivador, yo como que reviví y me reencanté con Chile. 

 

  • Y es un ejercicio constante de amor y contención mutua…

Totalmente. Es increíble que pese a todo lo que hemos tenido que vivir históricamente, toda la represión que cargamos según nuestras diversas orientaciones, identidades y expresiones, nos juntemos y tratamos de actuar fluyendo, viendo la vida simple y desde el cariño. Ha sido el factor más poderoso a la hora desarrollarnos sin inconvenientes como organización, sin peleas ni rivalidades internas, todo es muy derecho y abierto también a personas heterosexuales que se sientan parte porque quieren participar por ellos o acompañando a sus amigos o familiares.

 

  • ¿Crees que esa misma organización es lo que les ha permitido ser uno de los grupos con más presencia y organización durante estos meses de movilizaciones?

Yo me quedé para adentro cuando supe que existía el Bloque Disidente, y más cuando me enteré de que lo armó un compañero trans que tiene 15 años, Camilo. Pensé “tengo que estar ahí” y me acerqué para poder sumarme a las actividades que se realizan todos los miércoles y ha sido inspirador. Ha llegado mucha gente a integrarse, cada semana aparece gente nueva, gente que yo nunca había visto, pero también aparecen voces nuevas y hemos podido escuchar discursos súper potentes que si no existieran instancias propicias, no saldrían a la luz.  

 

  • Han estado detrás del mitin informativo sobre el VIH, el Día de la Memoria Trans, y de actos contra la criminalización de la protesta social…

Y todo a puro pulso y de la forma más horizontal posible, tratando de aportar como hemos hecho siempre las disidencias sexuales, las que somos de trinchera, que no pertenecemos a élites ni estamos amparadas por partidos políticos. Simplemente generamos coordinación para no dispersarnos. Es bacán que resulte ahora, es el momento en que tienen que pasar estas cosas. 

 

 

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *