Trap en Xillán por: Alberto Varela Muñoz

En pleno 2020, auge de la vida digital, creo que es evidente que la industria de la música ya no se trata sólo de la música. De igual forma, para nadie es un secreto que el género que domina dicha industria hoy por hoy (y desde hace bastante tiempo) es el «trap».

El trap es uno de los tantos hijos que ha dado la cultura hip hop (más allá de la opinión que puedan tener los puristas). Nacido en los noventa al sur de Estados Unidos, más específicamente en Atlanta. Si quieren escuchar un ejemplo de ese sonido, les recomiendo escuchar el «Underground Vol.1 1991-1994» de Trhee Six Mafia.

 

En su origen, el trap estuvo ligado directamente a las casas de tráfico de drogas, las “trap houses”, y de ahí su nombre. Esto, combinado con los sonidos de la Roland TR-808, una de las primeras cajas de ritmo programables, daría forma al antepasado del sonido que hoy inunda todos los medios.

El sonido del trap, lo queramos o no, es la banda sonora de un fenómeno mucho más profundo  que, a simple vista, con los brillos de las cadenas de los cantantes, puede pasar desapercibido: La democratización de la industria de la música. La popularidad del género, que muchas veces es hecho por chicas y chicos en sus casas, con los recursos mínimos, ha sido un gallito al gran monopolio de las disqueras. Si bien el mercado ha intervenido una parte del trap, adaptándolo y masificándolo, sigue existiendo una escena paralela capaz de sostenerse por sí misma y crecer sin la necesidad de que los sellos metan su mano.

Del fenómeno trap se ha dicho bastante y diversas voces le han dedicado análisis que no siempre se han limitado al plano musical. Ese el caso del filósofo español Ernesto Castro, quien profundizó en el género escribiendo «El trap: Filosofía millennial para la crisis en España» y del periodista chileno Ignacio Molina, quien hizo lo propio en «La historia del trap en Chile», pero también existen espacios y formatos como el podcast, donde “Microtráfico”, destaca por dedicarse íntegramente a esta nueva música chilena. Porque sí, hay interés en esto, y gente trabajando en ello, por lo tanto, está más que justificado hablar de una “escena”, la que por supuesto, también existe en nuestra ciudad, la capital de Ñuble.

En Chillán el hip hop más clásico siempre ha estado presente, el “boom bap” es una constante, es algo que no se puede obviar, pero, tal como se ha ampliado la gama de colores ofrecidos por el sonido del trap, también se han diversificado los exponentes locales, quienes han sido perfectamente capaces de abarcarlos de manera espontánea y preparada. La nueva camada de cantantes, productores y beatmakers de la ciudad es variada, y talento, hay de sobra.

En tiempos como estos, es necesario tener la habilidad de producir tu música íntegramente, incluyendo la construcción de una “imagen” completa en torno a ella, pues, como decían The Buggles, “video killed the radio star”. De igual manera, el Internet asesinó a las estrellas prefabricadas por grandes sellos o, al menos, les ganó bastante terreno. En esa misma línea, es valioso destacar y hablar de los artistas de la zona que están creando desde sus estudios caseros, música totalmente exportable. A continuación, algunas recomendaciones, para que sigas, escuches y por sobre todo, estés atento a los rápidos movimientos de la nueva escena musical chillaneja que cada vez cobra más fuerza:

 

Ben

View this post on Instagram

Tiempo al tiempo🤫

A post shared by wrp.ben (@soyelben) on

Ben produce, graba, mezcla y distribuye su música en su totalidad desde su estudio en casa. La Beat House es su terreno, y desde ahí ha logrado crear piezas de gran calidad como su último trabajo “Acuarela”. Un plugg –sub género del trap- suave y pegajoso, con una calidad impecable. Destacamos el corte “2020” con su compañero de crew Onlyshit, y que contó con la propuesta de Puente Audiovisual en el video: 

 

 

Vialclown

Otro de los Southamerikn’s Niggas que da mucho que hablar, y con justa razón. Vialclown nos presenta versatilidad, lo cual podemos comprobar en su último trabajo de larga duración “MI-X”. Además de cubrir la mayoría de los sonidos que se incluyen en la llamada “música urbana” –termino con el cual no me encuentro completamente de acuerdo, pero eso da para otro tema hahaha-, el Arleking se caracteriza por brindar un show lleno de energía en el que destacan las coreografías. Te dejamos  el vídeo de “EY!” Con Popell3, el jefazo de la Waso Gang  para que tengas una muestra del derroche de energía de los cabros : 

 

Popell3

Ya que se nombró antes, es necesario hablar del patrón de la Wasogang. Si bien no es de Chillán, sino de San Carlos, la escena es compartida en muchos aspectos, por la obvia cercanía geográfica de ambas ciudades. Popell3 nos presenta un trap con tintes de humor, pero por sobre todo, repleto de energía. Energía que queda de manifiesto en su último trabajo “Baca”. Además, destacamos el vídeo de “Covid 420”, grabado y editado por el mismo Popell3: 

 

Naix

Si pensamos en energía, pero en una línea completamente distinta y probablemente mucho más cercana al metal que al mundo del hip hop, encontramos a Naix. Joaquín viene de anteriores proyectos que pasan por el death metal y el hardcore, géneros que a primera vista no tienen mucho en común con el trap, pero este ritmo tiene espacio para todos. Destacamos su último trabajo “FX 5”, con ritmos distorsionados, gritos guturales, flow rápido y letras llenas de crítica social y odio.

 

Coeri M

View this post on Instagram

I dont give a fuck mommy

A post shared by $𝒄𝒐𝒆𝒓𝒊𝒎$ (@coeri_m) on

Del sonido agresivo de Naix, pasamos al tierno plug de Coeri M, una joven de 15 años de la ciudad, quién si bien tiene poco en el juego, su voz y su flow prometen un futuro brillante para ella. Te recomendamos “Furby” un plug romántico en una pista del también chillanejo Cookie, además te dejamos con el vídeo de “Estamos Clean” en Youtube:

 

Kitsune

View this post on Instagram

Toi acostao

A post shared by Kitsune×669 🦊 (@kitsune.669) on

Cantante, productor y beatmaker de la ciudad. Las influencias de Kitsune son variadas, desde la movida emo de los noventa y dos mil, pasando por el black metal, y el indie. El zorro de nueve colas se ha dedicado a cultivar un sonido más bien sad que a ratos nos recuerda al hecho por Lil Peep, con guitarras en sus beats. Con diversas colaboraciones con gente de la creciente escena soundcloud de todo el país, y en estos momentos grabando su primer larga duración “Kamikaze”, te recomendamos “Niñxs Tristes vol 1”, y te dejamos con su último sencillo “Rivotril” en su soundcloud, con muchos glitch y guitarras, acompañados de Mashine Kid y Perezii.

 

Panchino

View this post on Instagram

Como te lo digo?

A post shared by Y . N . R . 💎 (@panchino99) on

Otro nombre que no se puede obviar en la ciudad es el de Panchino, quien ha estado bastante activo musicalmente en el último tiempo, dejando caer su proyecto en solitario “Y.N.R”, además de un mixtape colaborativo con sus compañeros de la New South.  Destacamos además el vídeo de “No somos millo$ (KELOKE)” con Mathia Rubeen: 

 

Black Nigga

Quizás uno de los más veteranos en la escena chillaneja, fiel representante de Los Volcanes con su sonido afrotrap, conocido también como “mambo”. El chillanejo se ha dedicado a explorar este sonido en su totalidad, contando con colaboraciones con grandes del género como Pablo Chill e. Destacamos su vídeo Melocotón junto a Biologico en el beat: 

 

 

Emefelle

Cantante y productor de la ciudad, quien ha demostrado versatilidad y calidad en sus trabajos. Podemos destacar su recién estrenado mixtape junto a la New South “Dont Talk Weas the mixtape”, donde junto a Panchino, Kidd Batt, Reddd y Red en el beat, demuestran que con pocos recursos se pueden hacer trabajos de gran calidad sonora. Además, te dejamos con el vídeo de “ENREDA2” junto a Onlyself, otro artista de la zona con gran proyección: 

 

Ekiz L

Compañero de ciudad con Popell3, pero de igual manera parte de la escena de Chillán y alrededores, el san carlino nos ofrece música de calidad, producida íntegramente por él. Te recomendamos escuchar su más reciente trabajo “Cara de  diablo”, en donde incluso juguetea a ratos con sonidos como el dubstep, el pop, plugg y por supuesto el trap más comercial.

 

Gonzaleh

Otro más de los Southamerikn’s Niggas, quién al igual que muchos de los protagonistas de la escena, es productor, cantante y beatmaker. Dueño de una voz que nos recuerda los sonidos raggamuffin, pero sobre pistas frescas. Sin duda, podemos seguir esperando mucho de él y la crew. Destacamos su vídeo Real Nigga, el cual nos da un repaso por lo que ha sido su carrera y sus motivaciones:

 

 

Danelly 

Por último, tenemos a otro de los que llevan años en la escena de la ciudad. Pasando por todos los ritmos que puede abarcar la música urbana. Danelly, se ha dedicado últimamente a lo que es el reggaetón y el perreo más clásico. Destacamos su canción “Perreo sucio” junto a Black Nigga: 

 

 

Si bien sabemos que quedan muchos más nombres en el tintero, y que hay bastantes más que en estos momentos están surgiendo, con estos nombres creo que hacemos un pequeño repaso preliminar por lo que ofrece la escena en la ciudad, desde el trap más agresivo de Naix, a la suavidad y romanticismo adolescente de Coeri M. Es momento de poner ojo y oído a la escena chillaneja que está buscando comerse el panorama, y no descansa, pues desde sus casas están haciendo ruido, y mucho.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *