¿Ves Caras en los Objetos? Se llama Pareidolia

De acuerdo a lo que señala Rob Jenkis, psicólogo e investigador de la Universidad de York, se estima que con apenas 9 minutos de vida, los bebés ya muestran indicios de reconocer y preferir patrones similares a los rostros, una habilidad que estaría profundamente vinculada con la evolución de nuestra especie.

“Si hay un rostro cerca, hay una mente cerca. Y eso significa que hay alguien que potencialmente puede causarte mucho bien o mucho daño”, señaló Jenkins para BBC y, es esta necesidad de alerta la que nos permite construir en nuestro cerebro, sin recibir un numero acabado de información o estímulos, la imagen de un rostro, siendo suficiente un par de marcas oscuras que podamos identificar como ojos y algo que ocupe la posición de la boca.

Este rasgo es el responsable del fenómeno conocido como pareidolia (del griego παρά/forma y εἴδωλον/adjunta) por el que encontramos formas, especialmente rostros, en lugares y objetos que no corresponden a la figura descifrada o que no pretenden representarlas. Por ejemplo, reconocer siluetas en las nubes, formas sagradas en las manchas de humedad, figuras a partir de las constelaciones, o expresivas caritas en objetos inanimados: 

La evidencia con la que se cuenta actualmente indica que esta habilidad de reconocimiento no sería exclusiva de los seres humanos, presentándose también en algunos animales como las ovejas, tal como demostró el estudio de 2017 de la Universidad de Cambridge (Inglaterra) en que la especie ovina fue capaz de recordar y distinguir entre un grupo rostros que le eran familiares, una faceta descrita por Hawkins en su teoría de memoria-predicción, puntualizando que la pareidolia contribuye también a visualizar parecidos entre las personas.

Aunque ocurre con mayor frecuencia con imágenes, esta forma de interpretar estímulos aislados también se produce a otros niveles sensoriales, como el auditivo, ocasionando efectos como las hilarantes frases en español que parecen ocultas en canciones de otros idiomas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *