Así era la tabla periódica: Encuentran el gráfico de los elementos químicos más antiguo del mundo Foto: Universidad de St Andrews

La que de acuerdo a los expertos puede ser la tabla periódica más antigua del mundo fue encontrada en el depósito de una sala de conferencias de la Universidad de St Andrews (Escocia). El ajado pliego enrollado correspondería a un panel didáctico utilizado para dar clases de ciencias.

Como consignó The Guardian, el análisis del documento permitió datar su elaboración en 1885, 16 años después de que el químico ruso Dimitri Mendeleev publicara su método para mostrar las relaciones entre los elementos. Su antigüedad pudo determinarse debido a sus particulares características, las mismas que la diferencian ostensiblemente de las tablas periódicas utilizadas en la actualidad:

  • Contiene solo 71 elementos: Los que no figuran, para 1885 aún no habían sido descubiertos o caracterizados. Por ejemplo, así como aparecen el galio y el escandio, descubiertos respectivamente en 1875 y 1879, el ausente germanio no fue descubierto sino hasta 1886. La tabla periódica moderna contiene 118 elementos.
  • Agrupación de los elementos: En lugar de ordenarse de acuerdo a su estructura atómica como hoy se estila, la tabla hallada en la Universidad de St Andrews muestra columnas o grupos determinados por la reacción química de cada elemento con el oxígeno y el hidrógeno, es decir, por sus características químicas.
  • No figuran los gases nobles: Debido al criterio de agrupación por características químicas, gases como el radón y el argón no fueron consignados en esta tabla, ya que no son reactivos en presencia del oxígeno y el hidrógeno.

Rastreando los orígenes del gáfico, los investigadores lograron determinar que fue impreso como ejemplar único en Viena por la casa Verlag v Lenoir & Foster y, según pudo verificarse en los registros financieros, fue adquirido en 1888 por el profesor de química Thomas Purdiere, docente formado en Alemania que pagó por él tres marcas de oro germanas de la época (aproximadamente $15.000 chilenos de hoy).

Tras un delicado proceso que ve sus resultados, el documento hallado en 2014 fue restaurado gracias al uso de diferentes productos químicos como el bicarbonato de magnesio, para reducir su acidez y fibra de kozo para rellenar las múltiples grietas del material ya débil a la manipulación. Hoy se encuentra resguardado y exhibido al público en la universidad, que en 2019, declarado por la ONU como el “año internacional de la tabla periódica”, ha puesto como foco de las celebraciones: «Tenemos muchos eventos planeados en 2019, que fue declarado por Naciones Unidas el Año Internacional de la Tabla Periódica por ser el 150 aniversario de la presentación de la tabla de Mendeleev”, señalaron desde la casa de estudios a través de un comunicado.

Comparte esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *