Chile es el país donde más ha crecido la conciencia ambiental

A pesar de que Chile aún no cuenta con políticas suficientes para combatir la crisis climática con garantías, la preocupación de sus habitantes por el cambio climático y sus consecuencias se destaca como una de las más presentes a lo largo del mundo.

Según el estudio de Climate and Public Opinions International Observatory, elaborado en 30 países por la empresa francesa EDF e Ipsos, Chile es el país en el que más ha crecido la preocupación por el medio ambiente.

Las 1000 personas encuestadas en territorio nacional expresaron sus inquietudes en torno al cambio climático y las consecuencias que puede tener la crisis ambiental sobre la sociedad. Un 80% de los encuestados señaló que su percepción ante la situación ambiental global es “mala” o “muy mala”, porcentaje que en el resto de países consultados es de 54%.

La ausencia de fuerzas políticas competentes ante esta crisis ha propiciado que el 65% de los chilenos y chilenas encuestados se encuentren “mucho más preocupado/a” que hace 5 años. Dato que contrasta con el 37% que se ha registrado a nivel mundial en este punto. El estudio destaca, además, que para un 70% de chilenos y chilenas es más importante priorizar el medio ambiente ante el crecimiento económico.

No es solo la falta de iniciativas en Chile lo que dispara la preocupación entre la sociedad, sino la pasividad e incluso la aparente falta de compromiso con la causa. Son demasiados los gobiernos que expresan discursos contrarios a la crisis ambiental y la necesidad de combatirla. Discursos que hieren gravemente una causa que, de momento, se alimenta en base al trabajo y recursos aportados por una sociedad consciente que busca un desarrollo sostenible y una posibilidad de futuro digno para todos.

 

 

 

Preocupaciones

La desertificación y la sequía lideran las preocupaciones de los encuestados en Chile. Un 48% señaló su preocupación al respecto, versus un 18% del promedio global.

La inquietud ante la ausencia de recursos, la acumulación de desechos, el cambio climático y la contaminación del aire y agua son, por este orden, otras de las principales preocupaciones señaladas.

El estudio concluye, además, que Chile es uno de los países menos escépticos del mundo con respecto al cambio climático: 4 de cada 5 encuestados reconocen su veracidad y atribuyen la responsabilidad al ser humano. Solo un 4% niega su existencia por completo, promedio que globalmente se sitúa en el 8%.

 

Causas y principales responsables

Dos tercios de los encuestados señalaron, correctamente, a las emisiones de gases invernadero como principal causa del cambio climático, siendo la deforestación y la contaminación aérea otras de las causas más citadas. Asimismo, indicaron que la industria, la deforestación y el transporte son las actividades más contaminantes y aquellas que el Gobierno debe regular a la máxima brevedad.

En cuanto a los responsables, al igual que ocurre en la mayoría de países, chilenos y chilenas identificaron a Estados Unidos y China como los mayores generadores de gases de efecto invernadero.

 

 

De igual manera, la falta de apoyo gubernamental y la ausencia de herramientas necesarias y de una educación ambiental presente en todos los ámbitos de la vida ha ocasionado que, a pesar del esfuerzo social a favor de la causa, a nivel general los chilenos y chilenas internalicen conceptos e ideas erróneas. Por ejemplo, un 85% de los encuestados consideró que los aerosoles producen CO2 y un 71% que la energía nuclear también lo genera.

En este contexto, Alejandra Ojeda, gerenta del área de estudios públicos de Ipsos, señala que “la ciudadanía chilena aún se encuentra en una etapa discursiva, donde el cambio climático se ha visibilizado y empoderado en la agenda, pero que aún no genera grandes cambios conductuales, es decir que el país aún no ha pasado a una etapa de acción sistemática para abordar el problema”.

«Para las y los chilenos, el gran actor ausente es la empresa privada. Éstas debieran responsabilizarse de su impacto y liderar programas basados en la sustentabilidad. Ya pasó el tiempo en el que los consumidores valoraban a las empresas exclusivamente por la calidad de sus productos y servicios. El comportamiento moral y el aporte tanto a la comunidad como al medio ambiente, son aspectos que adquieren importancia y conforman la reputación corporativa de cada empresa», finalizó.

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *