Crecimiento no equivale a desarrollo: 6 millones de latinoamericanos caerán en la pobreza extrema Fotografía: Telesur

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) señaló que para el término de 2019 el índice de pobreza en la región llegará al 30,8%, lo que significa un aumento del 0,7% con respecto al año anterior.

Es decir, 6 millones de latinoamericanos caerán este año en la vulnerabilidad y pobreza extrema siendo parte de una tendencia que continúa agudizándose durante los últimos años: entre los más de 620 millones de personas que habitan Latinoamérica, existen 26 millones de pobres más que en el 2014.

Lais Abramo, directora de desarrollo social de la Cepal, dijo que la actual es “la peor situación de exclusión, vulnerabilidad y carencia». Asimismo, señaló que además de aquellas en situación de pobreza existen más personas en cuyos hogares el ingreso per cápita no es suficiente para comprar una canasta básica de alimentación: «Es una situación de extrema vulnerabilidad, las personas pueden pasar de una situación a otra en el caso de que pierda el empleo, enfrenten una enfermedad catastrófica o haya un desastre».

“Panorama Social de América Latina 2019”, texto que advierte sobre la pobreza extrema en Latinoamérica, hace especial hincapié en el débil desempeño de las economías regionales, la existencia de empleos precarios y la carencia de programas de asistencia social efectivos para explicar que demorará años revertir la situación en la región.

 

 

 

Aumento fulgurante

Según el informe de la Cepal, en 2019 el número de personas en situación de pobreza se situará en 191 millones, un 30,8% de la población, de los cuales 72 millones estarán en la pobreza extrema.

6 millones más que en 2018, cuando la cifra alcanzó los 185 millones. Una evolución de la que se destaca que casi todas las personas que se suman a la estadística de vulnerabilidad se integran a la lista de pobreza extrema. La pobreza extrema «afecta mayormente a niños, niñas y adolescentes, mujeres, personas indígenas y afrodescendientes, a los residentes en zonas rurales y a quienes están desempleados«, afirma el informe.

El organismo llega a esta conclusión luego de comparar los datos de 2018 y 2019. En el primero, se registraron un total de 66 millones personas en la pobreza extrema, mientras que para el término del presente año existirán 72 millones bajo esa condición.

El desamparo, falta de oportunidades ante la educación o el empleo, carencia de programas de ayuda social, precariedad laboral o la insuficiente cobertura médica son factores que convierten a la región en un sujeto extremadamente vulnerable en el que la mayoría de sus habitantes sufren un alto riesgo pobreza.

«La preocupación central es que hacia el 2019, la perspectiva no es muy positiva, por eso ponemos la señal de alerta de lo que se tiene que hacer hoy para evitar que esta pobreza se agudice, como aumentar las pensiones básicas», señaló Alicia Barcena, secretaria ejecutiva de la Cepal.

 

Lenta reducción de la desigualdad de ingresos

«América Latina es tristemente conocida como la región más desigual del mundo. La desigualdad de ingresos es una de las expresiones más evidentes de esa desigualdad y es un obstáculo al desarrollo y a la garantía de los derechos y del bienestar de las personas, además de un factor que inhibe la innovación, el aumento de la productividad y el crecimiento económico».

La Comisión Económica para América Latina y el Caribe señaló que, si bien entre 2002 y 2014 la desigualdad salarial disminuyó significativamente, desde el año 2015 esa tendencia se ha visto ralentizada.

Debido a los mismos factores que explican el aumento de la pobreza, durante los últimos 16 años el índice de desigualdad ha disminuido un 0,9% anualmente, siendo 2017 y 2018 dos de los años con menores avances en la materia (0,469% y 0,465% respectivamente).

En este contexto, la ONU afirmó que la región latinoamericana es la segunda más desigual del mundo, por detrás del África subsahariana, debido a que sus pueblos no cuentan con el suficiente acceso a servicios de calidad en educación, pensiones, salud o transporte.

La desigualdad en la región siempre ha sido alta y reducirla es el principal desafío en busca de una sociedad justa y sostenible. Es uno de los problemas más estructurales y, sin duda, un factor principal en la generación de tensión y frustración debido a la ausencia de dignidad y cobertura de derechos y bienes básicos para cada habitante.

A medida que la desigualdad aumente, crecerán las crisis socio-políticas. La desigualdad ahoga a un conjunto de sociedades que lucha por prosperar, pero no recibe las herramientas ni ayudas necesarias. ONU alerta que de 30 millones de jóvenes sin estudios, empleo o capacitación, el 76% son mujeres. La igualdad de género sufre preocupantes signos de dificultad y reversión.

 

Chile

“Panorama Social de América Latina 2019” se refirió especialmente a Chile, señalando la desigualdad existente en el país.

Datos como que el 1% de la población concentra el 26,5% de la riqueza total son mencionados para alertar que el viejo paradigma del desarrollo no es suficiente para mejorar las condiciones de una región.

No basta con crecer, es necesario crecer para igualar e igualar para crecer.

Un país donde cualquier servicio básico como transporte, salud, educación, alimentación, agua o electricidad impacta de manera considerable en los salarios no reúne las condiciones necesarias para lograr un desarrollo pleno y equitativo.

La inequidad es la causa principal del descontento y de las movilizaciones que se están dando a lo largo de toda la región. Personas en busca de dignidad ante gobiernos atónitos incapaces de comprender que el modelo de desarrollo actual es cruel e insostenible.

 

Para finalizar, la Cepal propone implementar políticas de inclusión social y laboral, así como garantizar remuneraciones dignas, para combatir la pobreza y la desigualdad. Además, alerta sobre la necesidad de eliminar cualquier barrera que obstaculice la inserción laboral de las mujeres.

 

 

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *