La ausencia, la nada y lo que nos une: Cuervos reconocen el concepto de “cero”

Así como la conciencia primaria o sensorial, habilidad presente en los humanos y algunas especies de primates, ha sido recientemente verificada en cuervos, un nuevo hallazgo de similitud ha sido dado a conocer a través de The Journal of Neuroscience.

A la ya conocida fusión de recuerdos que les (y nos) permite pensar en términos de pasado y presente, se suma la capacidad de estas aves para comprender el concepto de “cero”, una cifra existente en escasos sistemas numéricos de la antigüedad por su complejo nivel de abstracción.

El punto de partida del experimento que buscó conocer en mayor profundidad las características neuronales de estos animales, fue el conocimiento previo de que ciertas áreas del cerebro son reactivas frente a cantidades de elementos agrupados, diferenciándolas entre sí: Un punto dispara una determinada neurona, dos a otra, tres a otra y cuatro a otra más.

Para probar si los cuervos podían comprender el cero como valor numérico, los investigadores le mostraron a los cuervos dos muestras de puntos. Cada una contenía entre cero y cuatro unidades. Los cuervos fueron entrenados para indicar si las dos muestras contenían el mismo valor.

Mientras hacían esto, los investigadores monitorearon su actividad cerebral, notando que frente a “cero” puntos, sus cerebros activaron una nueva neurona reconociendo esta nueva “cantidad”.

A veces, los pájaros cometían errores, identificando dos muestras como si tuvieran la misma cantidad. En lo que respecta a cero, los pájaros lo confundieron más a menudo con muestras con un punto que con dos o más.

En conversaciones con IFL Science, el coautor del estudio, Andreas Nieder, señaló que “Este efecto [solo se esperaría] si … los cuervos puedisen entender el conjunto vacío como el valor numérico más pequeño en la recta numérica”.

 Como las aves carecen de un neocórtex como el de los humanos y los simios, estos cuervos inspiran nuevas preguntas para los investigadores que buscan respuestas sobre la evolución de la inteligencia aviar.

Comparte esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *