La mitad de los niños y niñas del mundo sufren violencia física, sexual o psicológica

Según un informe elaborado por la Organización Mundial de la Salud, UNICEF, UNESCO, la Representante Especial del Secretario General de las Naciones Unidas sobre la violencia contra los niños y la Asociación para poner fin a la violencia, la mitad de los niños del mundo, o lo que es lo mismo, 1.000 millones, sufren algún tipo de violencia física, sexual o psicológica cada año.

El reporte, titulado “Estado global sobre la prevención de la violencia contra los niños 2020”, revela que la mitad de los niños y niñas de entre 2 y 17 años es víctima de algún tipo de violencia, mientras que 300 millones de entre 2 y 4 años experimentan a menudo violentos castigos a manos de sus cuidadores.

 

 

 

Violencia sexual

El informe señala con especial preocupación que 120 millones de niñas han tenido algún contacto sexual contra su voluntad antes de cumplir los 20.

 

 

 

Prevención del maltrato infantil

“Estado global sobre la prevención de la violencia contra los niños 2020” advierte que toda expresión de maltrato infantil tiene consecuencias nefastas para la víctima, más allá del momento en el que sufren estos episodios de violencia. Afectan a su desarrollo y estabilidad emocional a una escala especialmente destructiva.

Además, alerta que muchas situaciones de violencia y abusos se producen porque los Estados no siguen las estrategias establecidas para proteger a los menores.

Los datos presentados son anteriores a la pandemia de Covid-19, por lo que responsables de distintas agencias de la ONU estiman que la situación empeoró durante los períodos de cuarentena.

Henrietta Fore, directora ejecutiva del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), destacó que en medio de la actual pandemia la situación “puede ser mucho peor”. Los cierres de escuelas y las restricciones de movimiento mantienen a los menores atrapados en lugares que pueden resultar hostiles, sin una vía de escape para encontrar seguridad.

Ante esta situación, Fore señala que resulta urgente poner en marcha servicios sociales y líneas de atención a menores: “hay que ampliar los esfuerzos para proteger a los niños”.

Asimismo, la directora general de la Unesco, Audrey Azoulay, advirtió que es durante la pandemia cuando se registra un aumento de la violencia y el odio en Internet por parte de quienes acosan a sus compañeros de escuela. Lo que hace que los niños y niñas experimenten miedo ante la idea de volver al colegio y encontrar a sus acosadores.

 

 

 

“Necesitamos pensar y actuar colectivamente para detener la violencia en la escuela y en nuestras sociedades en general”, apuntó Azoulay.

 

40.000 niños y niñas víctimas de homicidios

El informe también señala que, durante el 2017, un total de 40.150 niños y niñas fueron víctimas de homicidios en todo el mundo. En concreto, indica que la tasa mundial de homicidios en el grupo de 0 a 17 años fue de 1,7 por 100.000 habitantes y la tasa observada en los niños(2,4) fue el doble de la observada en las niñas (1,1).

 

Consecuencias adversas de larga duración

Los autores advierten que, probablemente, estas violencias tendrán consecuencias que van más allá de los episodios de violencia en concreto. Las consecuencias pueden llegar a perpetuarse durante la vida de cada víctima.

Entre estas consecuencias señalan: trastornos mentales y trastornos por ansiedad; comportamientos peligrosos, tales como el abuso del alcohol y las drogas, el tabaquismo y las prácticas sexuales de riesgo; enfermedades crónicas, tales como el cáncer, la diabetes y las cardiopatías; enfermedades infecciosas, como la infección por el VIH; y problemas sociales, entre ellos, el mal aprovechamiento escolar, una mayor participación en actos de violencia y la delincuencia.

 

 

 

Sin excusas

«Nunca hay ninguna excusa para la violencia contra los niños», ha subrayado el director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien ha emplazado a los países a tomar todas las medidas necesarias, así como hacer uso de todas las herramientas disponibles, para asegurar la integridad física y emocional de cada niño y niña en todo el mundo. “Proteger la salud y el bienestar de los niños son fundamentales para proteger nuestra salud y bienestar colectivos, ahora y en el futuro», ha asegurado.

Según el informe y en base a los registros en esta materia realizados a lo largo de 155 países, el 88% de los países tienen leyes competentes para proteger a los menores contra la violencia, sin embargo solo en el 47% se están aplicando con fuerza.

 

 

 

 

Comparte esta publicación

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *