María José Lagos: “Una clase de surf te puede cambiar la vida”

Su trabajo y su pasión dividen el tiempo de la chillaneja María José Lagos Rodríguez. Cada semana se traslada desde Recinto hasta la casa que arrienda en Buchupureo. Es en la costa de la región donde puede conectarse con su deporte favorito, el surf.

La afición que comenzó en sus tiempos de estudiante venía de una arraigada inclinación hacia el contacto con la naturaleza, la libertad para explorar y viajar: “Desde chica estuve muy ligada a la naturaleza, ya que mi papás tenían una casa camino a la cordillera. Esas ganas de relacionarme en armonía con con el entorno fue el principal motor que me impulsó a practicar deportes como el snowboard, pero fueron los acuáticos los que empezaron a tener más influencia en mi vida, así conecté con el surf, pero también con el stand up paddle y windsurf”, cuenta.

Así fue como decidió focalizarse y adoptar todo un estilo de vida que le permitiese profundizar en una carrera deportiva, un camino no exento de contratiempos y en el que ha sido testigo de las dificultades añadidas que muchas mujeres deben enfrentar y que suplen con un extra de persistencia: 

“La desventaja de la mujer frente a su desarrollo en los deportes, pasa en muchos casos por cargar sin apoyo con el rol de madres, dueñas de casa, esposas e incluso cuidadoras. En deportes como el surf, donde se requiere mucha práctica, encargarnos sin ayuda de que las demás áreas funcionen, hace muy difícil persistir”, apunta destacando que “a pesar de todo, muchas hemos sido rebeldes de cierta forma, valientes, porque además del esfuerzo en las disciplinas, nos vemos expuestas a tener que dar muchas explicaciones sociales, insistentes, para poder explotar nuestros potenciales en la cancha”. 

A toda esta perseverancia se interpuso también la pandemia, un momento crucial para la relación de apoyo que ella y otras mujeres deportistas estrecharían con Antonia Tapia, quien desde la quinta región comenzó entonces a confeccionar y comercializar trajes para el mar: “Fui testigo de su desarrollo y perseverancia para poder resistir los tiempos difíciles que nos golpearon. En este par de años los diseños de Sirenas (marca de Tapia) se ha posicionado mucho y ha mejorado apuntando a ofrecer prendas pensadas en el deporte”, cuenta María José, desde la experiencia de usuaria, ya que el emprendimiento de su colega se ha convertido en sponsor para muchas de ellas:  

“Después de todas las dificultades y restricciones, este año felizmente pudimos realizar un evento, en el que participamos riders de diferentes regiones. Sirenas nos apoya con 1 traje anual, ropa de playa y descuentos en sus hermosos productos”, detalla y añade:  “Esta actividad tuvo un gran peso para nosotras y para mi en particular porque más allá del apoyo en lo material (gastos de movilización, comida, alojamiento), nos permitió compartir nuestra pasión y nuestras historias, disfrutando de lo que amamos,  apoyándonos unas a otras”. 

Para María José, el sentido de crear comunidad tiene que ver también con el motivar a otras personas y sostenerse para que se atrevan a ser valientes y luchar por sus sueños e ideales, particularmente con los que les mantienen conectados y en defensa del mar: “El momento en el que estás en este medio, que no es el tuyo, pero que puedes disfrutar, es hermoso. Me gustaría que todos puedan experimentar ya que tenemos una increíble costa, con diferentes condiciones para diferentes deportes y está esperando que la aprovechemos, que nos empoderemos y sumemos más sirenas y sirenos”, ríe, añadiendo que este contacto tan íntimo con la naturaleza, no puede sino, crear conciencia de los cuidados y respeto que merece: 

“Relacionarnos más con la naturaleza, a través del mar en este caso, nos permite tener conciencia de lo importante que es  crear un desarrollo en las comunas de la mano de las necesidades de su gente, de sus deportistas o aprendices, estimulando también las bases de una sociedad saludable y empoderada de su zona, que se muestre también al turista para crear juntos una nueva forma de ver y proyectar las cosas”, asevera añadiendo que “una sola clase de surf o de sup, te puede cambiar la vida, como a mi me pasó”.

 

Para la joven, contar sus vivencias en el mundo de los deportes acuáticos, se vincula especialmente con eso, con transmitir una perspectiva en el que todos construyen una red en la que cada uno aporta contención, como su familia a la que tanto agradece; equipo, como Sirenas; talento artístico, como Martín García, encargado  de  fotografía de su más reciente evento, y la pasión de quienes despiertan día a día escuchando el llamado de las olas.

 

Más sobre la deportista:

Instagram
Club Femenino de Surf y Sup
Ñuble Sup

Auspician el deporte femenino a través de María José

@lemu_sport (Bloqueadores solares)
@cafetarco (Café)
@keule_sur (Ropa y accesorios para el mar)
@sirenas.tiburon (Trajes de surf y otros)
@focusproteinbar (Alimentos energéticos y naturales)
@waimeasurfshop.cl (Surf shop)
@marbellasurfboards (tablas de surf)
@oc_surfboards(Tablas de supsurf)

Comparte esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *