#NOALTPP11 Foto: Tomate Rojo

por: Pablo Rivas Díaz, ex vicepresidente Federación de Estudiantes Universidad del Bio Bío / @pablo.enriquee

 

La cámara de diputados aprobó hace algunos días el tan mencionado TPP-11, un acuerdo que es,  en resumidas cuentas, una suerte de pase libre para que empresas transnacionales  puedan influir en las políticas económicas y publicas de nuestro país, a fin de obtener la mayor comodidad para el desarrollo de sus actividades, las mismas que se traducen en el saqueo colectivo de nuestros recursos naturales y nuestra libertad de construir un Chile soberano, desde la alimentación hasta la libertad de expresión.

No es mi intención desarrollar otra infografía, ya hay varias dando vuelta y son bastante buenas, mas si me interesa reflexionar sobre lo que estamos haciendo y lo que estamos permitiendo que hagan con nosotras y nosotros, gente de un país atrapado en la mentira del desarrollo.

Pese a que el debate sobre la intervención de transnacionales en Chile y en América Latina es antiguo, no ha logrado cambiar la forma en que nos impacta en ámbitos como la  vulneración de los derechos laborales o las limitaciones al desarrollo industrial, educativo y tecnológico. Cual caballo de carreras, nos impiden ver más allá de lo que quieren que veamos. Nuestra economía apunta al extractivismo y con ella todo el sistema que la soporta, educando personas y profesionales que no cuestionan, que se conforman, que se alienan, que consumen.

Nuestro país depende de una industria básica, de exportación de productos sin una mayor elaboración y difícilmente podremos salir de ahí si permitimos que nuestra legislación la escriban empresas transnacionales que no hacen más que usurpar lo que es de todas y todos los chilenos.

Nos llenamos la boca hablando de nuestra patria,  pero la entregamos a sátrapas sin rostro que nos vulneran y nos limitan por mano de viejos políticos que quien sabe por qué seguimos votando…

Me pregunto ¿Para esto queríamos independencia? Por lo demás queda reflexionar si es que en algún momento de la historia hemos logrado ser independientes.

Muchos insisten en que la utilidad de la Historia es sacar lecciones a fin de no repetir errores. De ser así, quizás sea necesario mandarlos a todos al colegio otra vez. Tres horas a la semana parecen no ser suficientes.

Ahora, tras la aprobación con más alto rechazo vista en la cámara de diputados, el TPP-11 debe ser debatido en el Senado. No sería sorpresa que en esta instancia fuese aprobado sin mayores trabas, dado que la mayoría relativa del senado tiene militancia UDI, seguida en cantidad por RN. El lobby que se da alrededor de nuestros políticos actúa con descaro y no tiene cuartel, y por eso, las acciones que podemos tomar, aunque pocas, son muy importantes: Informar, difundir, manifestarnos, presionar a aquellos que dicen representarnos, hacer sentir en todos los espacios posibles que como ciudadanos con voz, estamos en contra del saqueo de Chile que en este momento se encarna en el tan publicitado TPP-11.

Solo para cerrar, comparto este extracto de un discurso de Salvador Allende frente a la ONU, en el que, hace casi 50 años, ya denunciaba el intervencionismo de estas factorías sin dios ni ley, que trascienden estados, que vulneran la ciudadanía y aplastan la soberanía de los pueblos.

 

Comparte esta publicación

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *